La limpieza y desinfección de las habitaciones en los hospitales es un punto clave para garantizar la seguridad de los pacientes. 

 

Las habitaciones en hospitales o centros sociosanitarios son los espacios donde los pacientes pasan más tiempo.  

Por ello, las condiciones en las que se encuentran las habitaciones, jugarán un papel relevante en la evolución del paciente. 

De hecho, ya son varios los estudios que afirman que aquellos pacientes que se encuentran en dormitorios con mayor incidencia de la luz solar, tienen una recuperación más rápida. 

A continuación, exponemos una serie de pautas de limpieza que contribuyen a hacer de las habitaciones en hospitales espacios más confortables para los usuarios. 

 

La limpieza, siempre en húmedo 

 

La limpieza en seco con escobas o cepillos queda totalmente desaconsejada por la cantidad de polvo que se levanta durante el proceso. En su lugar, se emplearán mopas de fregado o paños de tejido no tejido impregnados con una solución limpiadora o desinfectante. 

 

Reemplazo del material cada vez que se cambie de habitación 

 

En caso de que se utilice el método de doble cubo durante el fregado, debe cambiarse el agua del cubo cada vez que se limpie una habitación nueva. Para las mopas se reemplazará el recambio por otro nuevo. 

 

El personal, expresamente protegido 

 

Por lo que respecta al personal, éste debe vestir adecuadamente y hacer un buen uso de los Equipos de Protección Individual.

 

Es el caso de las mascarillas, batas, cubrezapatos o peúcos y guantes.

En el caso de los guantes, es importante que éstos sean de nitrilo para evitar roturas y riesgos ante posibles alergias ya que, a diferencia de los guantes de látex, los que están fabricados con nitrilo son hipoalergénicos.

Los carros de limpieza, vetados en las habitaciones 

 

La entrada de carros de limpieza al interior de las habitaciones está totalmente prohibida con la finalidad de evitar problemas de contaminación cruzada. 

De esta manera, el uso de los carros quedará restringido a pasillos, recepciones y zonas comunes abiertas en general. 

 

El uso de productos químicos es obligatorio 

 

La solución que empleemos para la limpieza de las habitaciones debe contener siempre algún limpiador o desinfectante; nunca emplearemos agua sola. 

En el caso de que usemos un desinfectante, es importante que éste cuente con el Registro DES, que certifica su uso en ámbitos sanitarios. 

 

La limpieza, de arriba abajo 

 

La limpieza siempre se realizará de arriba abajo y de dentro hacia fuera, evitando pasar dos veces por el mismo sitio. Sobre todo, en paredes y techos. 

Es importante mantener este sentido en la limpieza para evitar que las zonas limpias se vean contaminadas con los restos de suciedad que pueden quedar en la mopa o bayeta. 

 

El mobiliario debe ser desinfectado 

 

Por lo que respecta al mobiliario, los colchones o almohadas que estén protegidos con fundas, se limpiarán con un cepillo previamente impregnado en una solución clorada para una total desinfección.  

 

Los paños de tejido no tejido, mejor que las bayetas de microfibra 

 

Para la limpieza del polvo se recomienda el uso de paños de tejido no tejido con una solución limpiadora y desinfectante. 

 

Éstos cuentan con una mayor capacidad de arrastre, absorción y resistencia que las bayetas de microfibra convencionales.

Además, su bajo desprendimiento en fibras reduce el número de partículas que quedan suspendidas en el ambiente.

Para más información sobre la limpieza en hospitales y en entornos sanitarios en general, puedes consultar nuestra guía de limpieza en hospitales. 

Share This