La higiene en los comedores escolares depende de factores que van desde la higiene personal de los trabajadores hasta los productos empleados para la limpieza.

 

La normativa alimentaria es cada vez más exigente, pero cuando se junta la presión por la seguridad alimentaria con un público tan susceptible como son los niños, la higiene se convierte en una prioridad además de una obligación.

A la hora de garantizar la higiene en los comedores escolares entran en juego muchos factores como, por ejemplo, la higiene personal de los monitores y los propios niños, el uso de los limpiadores correctos o la importancia de diferenciar los espacios entre sí.

A continuación, exponemos los principales factores a tener en cuenta para garantizar la higiene en los comedores escolares.

 

La importancia de diferenciar espacios

No es la primera vez que hablamos de zonificar durante la limpieza. Esta acción consiste en detectar qué espacios son diferentes entre sí, ya sea por la actividad que se desarrolla en ellos o por el tipo de producto y, en caso de que no sean compatibles, tratarlos por separado durante las tareas de limpieza.

Lo que conseguimos con esto es reducir considerablemente el riesgo de contaminación cruzada.

Para zonificar la limpieza necesitamos útiles que nos permitan distinguir dónde usamos cada cepillo, trapo o espátula. Y para ello nos ayudaremos de diferentes colores.

Los útiles de limpieza Vikan ofrecen un amplio abanico de colores y formatos muy diversos que permiten codificar la limpieza por colores.

Recepción y mantenimiento de los alimentos

Muchos comedores escolares trabajan con caterings que les sirven la comida preparada. En estos casos debemos controlar que, al recibirla, la temperatura de los alimentos sea la correcta.

Por ejemplo, si se sirve en caliente, la temperatura de los alimentos debería situarse en torno a los 65ºC ya que, por debajo de este valor existe la posibilidad de crecimiento bacteriano.

Por otra parte, la comida suele recibirse en bandejas Gatronorm, que deben higienizarse posteriormente para evitar que los biofilms se adhieran sobre su superficie.

Pero no solamente basta con controlar la recepción de la comida, sino que debemos asegurar las mismas condicionas hasta que ésta sea servida.

Servir la comida: ¿Con o sin guantes?

Ya hemos debatido sobre esta cuestión en otros artículos y el resultado es que se recomienda servir la comida evitando el uso de guantes. ¡Eso sí! La higiene de las manos pasa a convertirse en un ritual constante e inesquivable.

Y es que cuando usamos guantes, «estiramos» demasiado su uso, poniendo en riesgo la seguridad alimentaria y provocando, a menudo, problemas de contaminación cruzada. Además, también están prohibidas las joyas que pongan en riesgo la seguridad alimentaria.

Los monitores y el personal de cocina deben lavar sus manos con jabones libres de aromas, ya que muchos alimentos son sensibles a determinados olores. El jabón Gojo Mild es una buena opción en estos casos.

Higiene personal de los monitores

La higiene personal de los monitores juega un papel clave a la hora de preservar la seguridad alimentaria. Y así como se desaconseja el uso de guantes, los gorros son un Equipo de Protección Individual obligado.

Las batas que visten los monitores deben prescindir de bolsillos u otros rincones que permitan la acumulación de partículas. Y, por supuesto, la bata o camiseta que se usa para acompañar a los niños en el recreo nunca será la misma que la que se usa durante el servicio de comedor.

Además, debe cubrirse correctamente cualquier tipo de herida y, en estos casos, si se considera oportuno, se permitirá el uso de guantes.

 

Los desinfectantes, siempre con Registro HA

El Registro HA garantiza que el desinfectante en cuestión es apto para ser utilizado en entornos que trabajan con alimentos, pero siempre en ausencia de los mismos.

Paso previo a la desinfección, se llevará a cabo la limpieza. En este caso, el uso de un limpiador u otro vendrá determinado por el tipo de residuo a eliminar, optando por limpiadores ácidos para incrustaciones, limpiadores alcalinos para restos de grasa y limpiadores neutros para superficies delicadas.

La limpieza y desinfección se llevará a cabo después de cada servicio y será la empresa la que determine con qué frecuencia se realizan las limpiezas a fondo.

Paños de tejido no tejido para el secado

Los paños de tejido no tejido ofrecen grandes ventajas frente a las bayetas de microfibra; mayor capacidad de arrastre y bajo desprendimiento de las fibras.

Se recomienda que éstos sean desechables para minimizar los riesgos de contaminación cruzada.

Los paños de tejido no tejido, además de utilizarse para aplicar los químicos, pueden utilizarse para el secado posterior. En este artículo explicamos la importancia de secar las superficies.

Los paños de tejido no tejido Tissfil ofrecen una gran versatilidad de uso y están preparados para ser empleados en ámbitos alimentarios.

Por último, es importante asegurar que los alumnos lavan sus manos antes de comer. Si quieres, puedes descargar nuestra infografía sobre la higiene de manos.

Share This