Mascarillas existen de muchos tipos, pero no todas actúan de la misma forma. ¿Cuáles nos protegen y cuáles evitan contagios?

 

 

Los Equipos de Protección Individual son productos esenciales en los ámbitos sanitarios y alimentarios.

Pero el impacto de la Covid-19 ha provocado que su uso se extienda también no solo a otros sectores, sino también a nivel personal.

Las mascarillas, en concreto, se han posicionado junto con los guantes como un producto fundamental a la hora de frenar la transmisión de gérmenes patógenos.

Y es que, al proteger la nariz y la boca, evitan que las llamadas gotas de Flügge traspasen a nuestro entorno más cercano o lleguen a nuestro organismo procedentes del exterior.

Mascarillas existen de diferentes tipos y, aunque la elección del modelo correcto es importante, resulta imprescindible usarlas de forma correcta para que su uso sea eficaz.

A continuación, expondremos los principales tipos de mascarillas que existen en el mercado y repasaremos sus características.

Al final del artículo encontrarás algunos consejos para el uso de las mascarillas.

 

 

¿Qué tipos de mascarillas existen?

 

 

Mascarillas con filtro de partículas

La principal función de estas mascarillas con filtro incorporado es protegernos de la inhalación de partículas peligrosas que flotan en el ambiente.

Se trata de una pieza totalmente hermética que se adhiere a la cara, por lo que requiere una prueba de ajuste previa.

Este tipo de mascarillas son reutilizables mediante su higienización (aunque sus filtros no lo son) y no se contempla su uso a nivel sanitario.

Mascarillas autofiltrantes desechables

Existen tres tipos de mascarillas autofiltrantes (FFP1, FFP2 y FFP3) que pueden llevar válvula o no. En función de su clasificación, evitarán la emisión de microorganismos o nos protegerán de ellos.-

Podemos distinguir si son reutilizables o no porque las que sí lo son llevan incorporada la marca “R”, mientras que las que no lo son están marcadas con “NR”.

Se trata de una pieza facial hermética, que también requiere ajuste previo y que no se considera material sanitario, lo cual no quiere decir que no sean útiles para este sector.

Distinguimos entre tres tipos de mascarillas autofiltrantes:

 

Mascarillas FFP1

 

Pueden incluir válvula de exhalación o no y son indicadas para trabajar con sustancias no tóxicas. Su eficacia de filtración es del 78%.

 

Mascarillas FFP2

 

Pueden incluir válvula de exhalación o no y son indicadas para evitar la inhalación de polvo, humo o aerosoles. Su eficacia de filtración es del 92%.

 

Mascarillas FFP3

 

Siempre incluyen válvula de exhalación y son indicadas para evitar la inhalación de sustancias tóxicas o perjudiciales para la salud. Su eficacia de filtración es del 98%.

 

¿Qué diferencia a las mascarillas FFP1 y FFP2 que tienen válvula de las que no la tienen?

 

Como comentábamos, las mascarillas FFP3 siempre contienen válvulas de exhalación. Pero las de tipo FFP1 o FFP2 pueden incluirla o no.

La principal función de esta válvula en las mascarillas autofiltrantes es reducir la humedad o el calor que se produce en el interior de la mascarilla, haciendo que su uso sea más cómodo para el usuario.

No obstante, varios expertos advierten de que las mascarillas autofiltrantes que incluyen válvula no deberían usarse en ambientes estériles ni en el caso de pacientes infectados con Covid-19 ya que, a no ser que la válvula cuente con un diseño especial, existe el riesgo de transmitir el virus a través de ella.

 

Mascarilla quirúrgica

 

Estas mascarillas protegen de dentro hacia fuera, por lo que su principal función es la de limitar la emisión y propagación de microorganismos patógenos.

Como su propio nombre indica, estas mascarillas se usan en áreas quirúrgicas y son de carácter desechable.

A diferencia de las mascarillas anteriores, esta pieza no es hermética y, por tanto, no requiere ajuste previo.

Algunas mascarillas quirúrgicas con el marcado IIR ofrecen un plus de protección a la persona que las lleva frente a salpicaduras de fluidos orgánicos.

Mascarilla dual

Una mascarilla dual es una combinación entre una mascarilla quirúgica y una mascarilla autofiltrante de partículas.

Se trata de una pieza hermética, que requiere ajuste previo y que, además de limitar la emisión de microorganismos, protege frente a la inhalación de éstos.

Se considera un producto sanitario y también un Equipo de Protección Individual. Estas mascarillas son desechables.

Mascarilla higiénica

Estas mascarillas no forman parte de los llamados Equipos de Protección Individual. Aunque no han sido testadas y tampoco están homologadas, se cree que limitan, en cierta forma, la propagación de los microorganismos, previniendo el contagio.

Aun así, en cualquiera de los casos, no protegen al usuario frente a microorganismos externos. Se trata de una pieza no hermética y, es su composición la que determina si puede reutilizarse mediante el lavado o no. Las mascarillas fabricadas con papel o tela forman parte de este grupo.

Infografía: ¿Qué tipos de mascarillas existen?

 

 

En Papelmatic hemos creado un documento a modo de infografía que muestra los principales tipos de mascarillas que existen en el mercado e informa de forma orientativa sobre la función y las características de cada una de ellas.

La infografía diferencia en color verde, amarillo o rojo en función de si ésta limita la emisión de microorganismos (dentro-fuera) o de si nos protege frente a microorganismos externos (fuera-dentro), donde verde significa que sí que es eficaz; amarillo significa que no está demostrado y rojo significa que no es eficaz.

Puedes descargarla haciendo clic en el siguiente botón:

Consejos de uso de las mascarillas de protección facial

 

 

Manos limpias ante todo

 

Con el objetivo de mantener la mascarilla impecable y evitar su contaminación, lavaremos nuestras manos con agua y con jabón antes de colocarnos la mascarilla o bien nos desinfectaremos con una solución con base alcohólica.

Es importante que repitamos este mismo proceso cuando toquemos la mascarilla por causas de fuerza mayor, la retiremos o después de haberla desechado.

Puedes consultar nuestra guía sobre la higiene de manos o descargar nuestra infografía.

Ajustar bien las mascarillas a la cara

Una mascarilla mal colocada tiene los mismos o peores efectos que no llevarla puesta.

Para que una mascarilla esté correctamente colocada es importante que cubra tanto la boca como la nariz y la barbilla y que no queden espacios entre este producto y la piel. Podemos ayudarnos del ajuste de las gomas o lazos.

En cualquier caso, la mascarilla no debe llevarse solo cubriendo la boca o colgada al cuello.

No tocar la mascarilla durante su uso

Tocar la mascarilla o recolocarla mientras se está usando puede tener efectos contraproducentes, que se agravarían si, además, nosotros tuviéramos las manos sucias o la mascarilla estuviera contaminada. Este fenónemo es conocido como contaminación cruzada.

Por ello, solamente en los casos en los que se considere estrictamente necesario tocar la mascarilla mientras se esté usando, deberemos lavar nuestras manos con agua y jabón o desinfectarlas con una solución en base alcohólica.

Sustituir las mascarillas a tiempo

La escasez actual de mascarillas que sufre el mercado hace que, en ocasiones, se “estire” su uso más de lo necesario o indicado.

Debemos recordar que alargar la vida útil de una mascarilla humedecida o de la que se sospeche contaminación, no es que tenga los mismos efectos que no llevarla puesta, sino que supone un grave riesgo para nuestra salud, al actuar la mascarilla como fuente de contaminación.

En Papelmatic disponemos de unas mascarillas lavables y reutilizables hasta 75 veces, que hacen que la vida útil de la mascarilla sea mayor, sin poner en riesgo la salud de los usuarios. 

En el caso de las mascarillas reutilizables, es importante prestar atención a las indicaciones que facilita al fabricante o que se muestran en la ficha técnica del producto.

Retirar las mascarillas correctamente

Cuando retiramos una mascarilla debemos contemplar que es muy probable que esté contaminada.

Por ello, evitaremos tocar la parte delantera y la retiraremos con la ayuda de las gomas o lazos laterales.

Inmediatamente después lavaremos nuestras manos con agua y jabón o las desinfectaremos con una solución hidroalcohólica.

Infografía: Guía de uso de mascarillas

 

 

En este artículo puedes consultar varios consejos de uso de mascarillas de protección facial.

Además, en Papelmatic hemos elaborado una infografía que informa a modo orientativo de los pasos que deberían seguirse para colocar y retirar unas mascarilla y que muestra algunos consejos para su uso.

Puedes consultar la infografía haciendo clic en el siguiente botón:

Share This