Las infecciones nosocomiales pueden combatirse con una limpieza y desinfección adecuadas y la correcta zonificación de los espacios. 

 

Hoy en día, estamos bastante familiarizados con el concepto de contaminación cruzada, ese proceso mediante el cual dos elementos se contaminan el uno al otro a través de un contacto directo o mediante elementos ajenos. 

No obstante, no lo estamos tanto con el término de infecciones nosocomiales, pese al gran parecido que guarda este proceso con el de la contaminación cruzada y el riesgo que suponen éstas para las personas. 

A continuación, conoceremos qué son las infecciones nosocomiales y cómo afectan a los entornos sanitarios y sus usuarios. 

 

¿Qué son las infecciones nosocomiales?

 

Una infección nosocomial responde a un “tipo de contaminación cruzada” que se produce durante un ingreso hospitalario.

En otras palabras, es una infección que adquiere el paciente dentro del propio recinto sanitario y que puede derivar de un ingreso o de un tratamiento realizado en el mismo hospital. 

Por ello, también reciben el nombre de infecciones intrahospitalarias. 

Las infecciones nosocomiales tienen su causa, principalmente en las bajas defensas del paciente sumado a la realización de técnicas invasivas como, por ejemplo, la colocación de un catéter y a un vacío en la limpieza y desinfección del espacio y sus elementos.

¿Cómo afectan las infecciones nosocomiales? 

 

Las infecciones nosocomiales pueden manifestarse en los pacientes en forma de neumonías, infecciones urinarias u otras afectaciones en la piel o la sangre.  

Todas ellas son adquiridas durante la estancia en el hospital, centro médico o centro sociosanitario, aunque no se manifiestan necesariamente durante ese tiempo, sino que pueden aparecer en una fecha posterior al alta hospitalaria. 

Las personas mayores son las que presentan más riesgo de sufrir infecciones nosocomiales, sobre todo las que se encuentran ingresadas en una residencia para la tercera edad o en un centro sociosanitario. 

 

Como comentábamos, la limpieza y desinfección de los espacios y la zonificación de los mismos juega un papel muy importante a la hora de combatir las infecciones nosocomiales.

Share This