Esta guía tiene como objetivo establecer unas pautas para la limpieza en baños públicos para así mejorar la higiene de estos espacios y garantizar la seguridad de los usuarios.

 

La limpieza en baños públicos o de uso común es esencial para que los usuarios mejoren la percepción que tienen del espacio en cuestión, ya sea una oficina, un restaurante o un comercio. 

Esta guía de limpieza en baños públicos tiene como objetivo repasar los procedimientos a seguir para la higiene y desinfección en lavabos con una gran afluencia de personas. 

 

Productos químicos para la limpieza en baños públicos 

 

Antes de elegir productos para la limpieza, debemos detectar el tipo de residuo que se genera en el espacio. En el caso de los baños, abundan los restos de cal o suciedad incrustada. 

 

  • Los detergentes o limpiadores deben presentar un pH inferior a 5, así aseguramos que son eficaces en la eliminación de suciedad incrustada. 
  • Los limpiadores ecológicos son una buena opción para la limpieza general y no son tan perjudiciales para el medio ambiente. 
  • Los desinfectantes deben ser potentes y, a poder ser, con destacada actividad fungicida y bactericida. Puedes consultar nuestra tabla para elegir desinfectante. 

 

Útiles y material de limpieza en baños públicos 

 

Una de las normas más importantes a la hora de escoger material de limpieza, es aplicar un código de colores específico. Así, diferenciamos los útiles por colores y aquellos que estén destinados a la limpieza del baño los usaremos solamente para este espacio. 

 

  • Los paños de tejido no tejido ofrecen una gran capacidad de absorción y mayor arrastre de las partículas que las bayetas de microfibra. 
  • Los cepillos ayudan a eliminar los restos de suciedad más difíciles. 
  • Las mopas permiten una limpieza tanto en húmedo como en seco de superficies verticales y horizontales. 

 

Otra alternativa al código de colores es utilizar material desechable y tirarlo tras la limpieza para evitar la contaminación cruzada. 

 

Eliminación de olores en los baños públicos 

 

Los baños públicos acostumbran a presentar altos niveles de contaminación odorífera. Para su prevención y eliminación podemos contemplar dos opciones: 

 

  • Los ambientadores previenen los malos olores, camuflándolos gracias al aroma que desprenden. Podemos encontrarlos en forma de botella o dispensador. 
  • Los eliminadores de olores o desodorizantes desintegran las partículas malolientes gracias a su composición activa en base a enzimas naturales. 

 

Equipamiento para los baños públicos 

 

El equipamiento también juega un rol importante en la percepción que los usuarios tienen de nuestro negocio. 

Por ejemplo, el hecho de no encontrar papel higiénico en el baño, puede incidir negativamente en la imagen que los usuarios tengan de nosotros. Por ello recomendamos: 

 

  • Colocar dispensadores de gran capacidad, a poder ser dobles, para el papel. Y, sobre todo, prescindir de los secadores de aire para el secado de las manos, ya que son más contaminantes que el papel. En este artículo te explicamos por qué. 
  • Optar por los dispensadores en carga y automáticos para el jabón ya que, ayudan a disminuir los riesgos de contaminación cruzada. 
  • Los dispensadores Katrin Inclusive son una opción muy atractiva para los baños públicos y además, son inclusivos. 

 

Además de aplicar todas estas recomendaciones, también podemos apostar por la instalación de geles desinfectantes para las manos Purell en zonas de paso. 

Share This