Prevenir las bacterias patógenas en la industria alimentaria es sinónimo de mayor seguridad alimentaria y, por lo tanto, mayor bienestar de los consumidores.

 

 

El plan de limpieza y desinfección en la industria alimentaria, además de tener a la higiene como objetivo principal, persigue garantizar la seguridad alimentaria.

En Papelmatic podemos ayudaros a mejorar vuestro plan de prerrequisitos de limpieza y desinfección.

A continuación, exponemos algunas pautas relacionadas con la higiene que tienen como principal objetivo prevenir la aparición de bacterias patógenas e incluso eliminarlas.

 

 

Diseño higiénico de las instalaciones

La higiene también se encuentra en la configuración de los espacios y, en el caso de la industria alimentaria en concreto, existe un término para designar este concepto: el diseño higiénico.

Siguiendo los principios del diseño higiénico en la industria alimentaria es importante incluir pendientes en el suelo, sobre todo en aquellas zonas susceptibles de acumular agua.

A poder ser, estas pendientes deberían estar próximas a los sumideros con el objetivo de facilitar la evacuación del agua. Además, los sumideros deben ser desmontables para poder limpiarlos más cómodamente.

Otro aspecto importante en el diseño higiénico es evitar a toda costa las fisuras o grietas, ya que éstas suelen ser el escondite favorito de los biofilms. Para ello, mantendremos las juntas perfectamente selladas y usaremos soldaduras continuas.

Eliminar la suciedad antes de limpiar y desinfectar

Antes de proceder con la limpieza se recomienda retirar los residuos más gruesos o voluminosos de las superficies con la ayuda de celulosa natural absorbente.

De esta manera, facilitamos la limpieza posterior y nos aseguramos de que ésta sea lo más exhaustiva posible.

Por lo que respecta a la celulosa, elegiremos una con un gramaje bastante elevado y, a poder ser, con más de una capa. También es importante que ésta sea de color azul, ya que el ser este color poco común en los alimentos, permite detectar restos a simple vista.

En este artículo exponemos los motivos por los que elegir celulosa de color azul en la industria alimentaria.

Aplicar los detergentes y desinfectantes con tejido no tejido

El tejido no tejido es un producto mucho más técnico que la celulosa. Las principales diferencias son que arrastra con más facilidad la suciedad, es notablemente superior en cuanto a resistencia y no deja rastro.

Se recomienda aplicar el detergente mediante acción mecánica de frotado con un paño de tejido no tejido y, después del aclarado (que es imprescindible), aplicaremos el desinfectante con una lámina distinta de tejido no tejido.

Tejidos no tejidos existen de muchos tipos: varios colores, diferentes composiciones que ofrecen distintos atributos y múltiples formatos.

En Papelmatic contamos con Tissfil, una gama de productos propia para el tejido no tejido.

 

Secar las superficies antes de limpiar y desinfectar

Ya hemos hablado en artículos anteriores sobre la importancia del secado de las superficies después de la limpieza y la desinfección.

Esta acción desactiva casi de forma inmediata el crecimiento de microorganismos y evita que se genere el clima perfecto para la reproducción de bacterias patógenas. Recordemos que la mayoría de los gérmenes necesitan la humedad para desarrollarse.

Para el secado utilizaremos nuevamente celulosa desechable y prestaremos especial atención a las zonas con escasa evaporación.

Además de celulosa, también podemos emplear paños de tejido no tejido diferentes a los que hemos utilizado para aplicar el detergente y desinfectante.

Detergentes y desinfectantes registrados y autorizados

A la hora de elegir detergente, no solo en la industria alimentaria, sino en cualquier sector, es imprescindible que éste cuente con el registro ROESP.

En el caso de los desinfectantes, cuando los aplicamos en entornos que trabajan con alimentos, es primordial que éstos estén autorizados para uso alimentario (Registro HA). Esto certifica que el producto ha sido testado con éxito en unas condiciones muy similares a las de su aplicación real.

Por último, siempre debemos contar con la ficha técnica y la ficha de datos de seguridad para conocer las advertencias durante el uso y la capacidad de limpieza o desinfección del producto en cuestión.

En este artículo te enseñamos cómo leer las fichas técnicas y las fichas de datos de seguridad.

Cepillos y recogedores de agua Vikan

Los cepillos y recogedores de agua son especialmente indicados para arrastrar los restos líquidos hacia los sumideros y evitar las acumulaciones de agua no deseadas.

Los productos Vikan se diferencian del resto por dos motivos: su diseño ergonómico y su disponibilidad en múltiples colores, que ayuda a establecer un código específico durante la limpieza.

Además, esta gama también cuenta con mangos telescópicos y botellas para recoger condensados y poder analizarlos posteriormente.

En este artículo te explicamos las ventajas de codificar la limpieza por colores.

Soluciones contra los biofilms

 

 

Para comprobar si nuestra instalación tiene biofilms, buscaremos rincones de difícil acceso como, por ejemplo, grietas o juntas, así como zonas húmedas alrededor de grifos.

Para la detección de biofilms aplicaremos BioFinder sobre las zonas mencionadas. Y, en caso de que el resultado sea positivo, el producto reaccionará en forma de burbujas blancas.

Una vez revelada la localización del biofilm, emplearemos detergentes enzimáticos que disgreguen la capa de mucopolisacáridos. Es imprescindible que este tipo de productos contenga tres clases de enzimas: amilasas, proteasas y lipasas para conseguir la eliminación total del biofilm.

Después desinfectaremos la zona con desinfectantes comunes y realizaremos un mantenimiento para evitar la nueva aparición de biofilms.

El futuro de las bacterias patógenas

 

 

En una reciente reunión de la Sociedad Española de Seguridad y Calidad Alimentarias (SESAL), expertos alertaron de que el cambio climático también afecta a la seguridad alimentaria.

Y es que el cambio climático y sus ya notable efectos como, por ejemplo, la subida de las temperaturas está provocando la aparición de bacterias patógenas en zonas en las que antes no eran frecuentes.

Las bacterias que no accedían a nuestras latitudes por ser inhóspitas (las condiciones climáticas no propiciaban su crecimiento), están llegando masivamente a nuestras costas gracias al calentamiento global, como es el caso de Vibrio spp en las costas gallegas.

 

Si necesitas ayuda con tu plan de limpieza y desinfección o quieres información de nuestros productos, puedes contactar con nosotros haciendo clic aquí.

Share This