El cumplimiento de una serie de normas para la manipulación de alimentos puede ayudar a evitar riesgos de contaminación cruzada y mejorar los niveles de seguridad alimentaria.

 

Las manos son las principales transmisoras de gérmenes en cualquier entorno profesional. Es por eso que la manipulación de alimentos juega un papel clave a la hora de evitar la contaminación cruzada. 

En artículos anteriores sacábamos a debate si era mejor manipular los alimentos con o sin guantes. 

Pero lo cierto es que el uso de Equipos de Protección Individual no es el único factor que influye en los posibles efectos de la manipulación de alimentos. 

 

Normas para evitar la contaminación cruzada durante la manipulación de alimentos 

 

Norma 1: La higiene personal es esencial para garantizar la seguridad e inocuidad de los alimentos.  

Esto se refiere al lavado de las manos, el uso de uniformes y Equipos de Protección Individual como, por ejemplo, gorros, o la ausencia de joyas durante la jornada de trabajo. 

 

La manipulación de alimentos es más higiénica si se trabaja directamente con las manos y se aplica un lavado con agua y con jabón frecuente. 

 

Norma 2: Está prohibido manipular alimentos crudos y cocinados al mismo tiempo.  

 

Los alimentos crudos tienen un nivel superior de bacterias y pueden contaminar a los cocinados. 

 

Se utilizarán tablas de colores y se aplicará un código de colores específico según el tipo de material. 

En el caso de que no se disponga de tantas tablas o colores, se limpiarán y desinfectarán correctamente antes de tratar otro alimento.  

Norma 3: La limpieza y desinfección debe aplicarse sobre todas las superficies cada vez que se cambie el alimento a manipular. 

Queda prohibida la entrada de elementos sucios o de personas ajenas a la sala de producción.  

Norma 4: Prescindir de los paños de algodón para el secado de manos, utensilios o superficies.  

En su lugar, utilizaremos celulosa de un solo uso o productos de tejido no tejido desechables. 

 

El Tejido No Tejido presenta una gran capacidad de absorción y arrastre y destaca por su bajo desprendimiento de las fibras. 

 

Norma 5: Evitar que los productos a manipular se encuentren cerca del suelo y, sobre todo, evitar el uso de cartones. 

El cartón es un material poroso que atrae suciedad y gérmenes.  

Norma 6: No dejar los utensilios de cocina en contacto con los alimentos y cerrarlos herméticamente cuando se dejen de usar. 

 

Recordemos siempre que la higiene de manos es la mejor arma contra la contaminación cruzada ya que, actúa como barrera ante la posible proliferación de los gérmenes. 

 

Share This