Un estudio demuestra que la combinación entre sudor y cloro que se usa para desinfectar aumenta el riesgo de contaminación ambiental en los gimnasios.

 

Desinfectar los gimnasios siempre ha sido una prioridad para garantizar un correcto desarrollo de la actividad, además del bienestar de los usuarios.

Sin embargo, la llegada de la Covid-19 ha supuesto algunos cambios en lo que se refiere a la eliminación de microbios de las instalaciones deportivas.

Desde un inicio, el cloro y el alcohol se posicionaron como los compuestos estrella para desinfectar los gimnasios y acabar con posibles rastros de Covid-19.

A continuación, vemos las consecuencias que tiene el uso de desinfectantes clorados en los gimnasios y observamos cómo el alcohol se postula como la mejor alternativa.

 

 

Uso de cloro para desinfectar los gimnasios

 

Desde el inicio de la pandemia, varios expertos demostraron la eficacia de los desinfectantes clorados y en base a alcohol para acabar con el coronavirus SARS-CoV-2.

Sin embargo, el uso de los desinfectantes formulados en base a cloro se ha extendido mucho más que aquellos que se formulan en base a alcohol. ¿Por qué?

Quizá porque se trate de un producto mucho más accesible y reconocido. Recordemos que los desinfectantes clorados son lo que conocemos comúnmente como lejía.

Dioxido de cloro desinfectante para gimnasios

La relación entre higiene ambiental y desinfección en los gimnasios

 

 

En artículos anteriores hablábamos de higiene ambiental en los gimnasios, entendiendo este término como un condicionante para la salud, seguridad y bienestar de los usuarios.

En la higiene ambiental se mezclan ingredientes como, por ejemplo, la calidad del aire interior, el tratamiento de los malos olores, la ventilación o la erradicación de virus, hongos y bacterias.

Dicho esto, ahora toca entender la relación que guarda el uso de desinfectantes clorados con la higiene ambiental.

 

 

La combinación de sudor y cloro en el ambiente puede ser perjudicial para la salud

 

Un estudio desarrollado por investigadores de la Universidad de Colorado y publicado por la revista Wiley Indoor Air pone el foco en la mezcla explosiva que supone la mezcla de sudor y desinfectantes clorados para la higiene ambiental y, por ende, para la salud de las personas que conviven en los gimnasios.

El estudio destaca, entre otras cosas, que una persona que practica deporte emite hasta cinco veces más partículas al aire que una persona sedentaria. Esto es debido, en gran parte, a la respiración agitada y al sudor que desprendemos.

Cloro y sudor desinfección

Así, cuando el sudor y el cloro que contienen los desinfectantes se encuentran en el aire, viajan por el ambiente, reaccionando con otros elementos químicos y suponiendo un riesgo para la salud humana.

 

 

El alcohol, la mejor alternativa para desinfectar los gimnasios

 

 

Teniendo en cuenta las consecuencias que tiene el uso de cloro para desinfectar gimnasios y que el alcohol es igualmente eficaz a la hora de eliminar el coronavirus y otros microbios, éste se postula como la mejor opción.

Los desinfectantes en base alcohólica destacan, además, por su rápida evaporación y son especialmente indicados para la desinfección de dispositivos que funcionan con electricidad.

En cualquier caso, cabe aclarar que, con una ocupación y ventilación adecuadas, los gimnasios siguen siendo lugares completamente seguros.

 

 

Nuestra recomendación: El desinfectante Alcolac Plus

 

En Papelmatic disponemos de un amplio catálogo con productos para desinfectar los gimnasios.

En este caso concreto, nuestra apuesta va por el desinfectante Alcolac Plus, compuesto en base a alcohol y eficaz contra bacterias, hongos y virus (incluido el coronavirus SARS-CoV-2).

Si estás interesado en comprar productos para desinfectar tu gimnasio puedes contactar con nosotros y uno de nuestros expertos te asesorará.

Recomendación desinfectante Alcolac Plus
Share This