Hacer la limpieza más visible deriva en un mayor compromiso y preocupación por la higiene de los usuarios y trabajadores. 

 

La preocupación por la higiene en los entornos profesionales es cada vez mayor, sin importar si éstos realizan una actividad de cara al público o no. 

Por ejemplo, en una industria alimentaria, la limpieza de las instalaciones es invisible para el consumidor final, pero no lo es para los trabajadores de dicha planta. 

Y es que, la higiene condiciona (y mucho) a los usuarios que están en contacto con los espacios, independientemente del sector en el que nos encontremos. 

 

A mayor higiene, mayor predisposición de los usuarios 

 

En artículos anteriores, publicábamos una entrevista con Pablo Viñaspre, experto en consultoría deportiva, en la que relacionaba la higiene a la teoría de los cristales rotos. 

Esto quiere decir que cuando los usuarios de un centro deportivo, por ejemplo, perciben la limpieza en el espacio, ellos mismos se vuelven más cuidadosos con las instalaciones. 

Lo mismo ocurre con el ámbito sanitario. Está comprobado que cuando el personal técnico sanitario o los mismos pacientes detectan suciedad en el espacio, están menos predispuestos a lavarse las manos. 

Conclusión: A mayor higiene en los entornos profesionales, mayor compromiso de los trabajadores y usuarios y, por lo tanto, menos riesgos innecesarios. 

¿Cómo hacer que la higiene sea visible para todos? 

 

La higiene es algo que pasa inadvertido cuando está presente, pero también es algo que llama mucho la atención cuando está ausente. 

Muchos espacios, como es el caso de los centros deportivos o los colegios, entre otros, requieren una higiene constante debido a su desgaste y al alto tránsito de personas. 

Para hacer las acciones de limpieza y desinfección más visibles debemos disponer de personal de limpieza que trabaje por turnos rotativos, con el objetivo de que gran parte de la jornada quede cubierta. 

En estos casos, ayuda el hecho de colocar cuadrantes que muestran a qué hora se ha limpiado el espacio y quién ha realizado dicha tarea. 

Además de la limpieza, el orden en el espacio y una estética agradable juegan un papel muy importante ya que, sin estos dos elementos, la higiene pierde valor. 

Utilizar productos de limpieza profesionales transmite una mayor preocupación por la higiene 

 

Disponer de productos de limpieza profesionales como, por ejemplo, los útiles Vikan o carros de limpieza profesionales, ayuda a configurar una mejor imagen del negocio y, a la vez, transmite una mayor preocupación por la higiene. 

Cuando los usuarios detectan la calidad en los productos de limpieza empleados y, lo que es más importante, su buen estado, adquieren una mayor tranquilidad y toman consciencia de que la higiene es un valor importante para la empresa. 

Lo mismo ocurre con los trabajadores que, muy a menudo, agradecen disponer de material adecuado que haga más cómodas sus tareas. 

En este caso, los limpiadores ecológicos Baula, por ejemplo, aportan múltiples beneficios al personal de limpieza y, además, minimizan el impacto medioambiental. 

Si quieres que te asesoremos para hacer la limpieza de tu negocio más visible, contacta con nosotros. 

Share This