Hay muchos tipos de papel secamanos, y no solo en cuanto a composición, sino también en cuanto a sistemas de dispensación: autocorte, palanca, toallitas plegadas o extracción central.

 

En Papelmatic siempre destacamos que secarse las manos con papel es mucho más higiénico que hacerlo con secadores de aire.

Y es que, según un estudio de la Universidad de Westminster, utilizar papel secamanos reduce en un 77% la contaminación bacteriana, mientras que los secadores de aire caliente la incrementan en un 254%.

Pero papeles secamanos existen de varios tipos, ya no solo en lo que a composición se refiere, sino también en cuanto a sistemas. A continuación, repasaremos algunos de ellos.

 

Papel secamanos con sistema autocorte o autocut

 

El sistema autocut está compuesto por una bobina sin precorte y un dispensador autocorte.

 

¿Cómo funciona?

 

Simplemente basta con tirar del papel y cortarlo con la ayuda del dispensador. Al dispensar nuestra pieza, el dispensador, automáticamente, expulsa el trozo de papel necesario para poder tirar de él y dispensarlo de nuevo.

Los puntos positivos del sistema autocut son el ahorro de producto y su carácter higiénico. Y es que, por una parte, el dispensador no permite que tiremos tanto como deseemos del papel, sino que él mismo marca el corte a modo de tope justo a la medida que considera necesaria para el secado de las manos.

Y por otra parte, al no tocar la siguiente unidad de papel durante la dispensación, reducimos los riesgos de contaminación cruzada.

 

Papel secamanos con sistema palanca

 

El sistema palanca funciona de forma muy parecida al sistema autocut, pero con la diferencia de que, en este caso, la acción es manual.

Este sistema requiere, obviamente, disponer de un dispensador palanca y de bobinas de papel secamanos que pueden presentar precorte o no.

 

¿Cómo funciona?

 

Como indica su propio nombre, el dispensador se activa de forma manual accionando una palanca situada en la parte central de la carcasa.

Así, igual que el sistema autocut, dispensa la cantidad de papel necesaria para secar nuestras manos.

Como punto a favor, podemos decir que el sistema de papel secamanos palanca evita el contacto con la siguiente unidad de papel. Pero no podemos decir que reduzca la contaminación cruzada, ya que para accionarlo debemos tocar la superficie del dispensador, en la mayoría de los casos con las manos mojadas.

Nuestro consejo es accionarlo con el codo en vez de con las manos.

 

Papel secamanos en forma de toallitas plegadas

 

Este tipo de papel secamanos consiste en la dispensación de toallitas previamente cortadas y plegadas en un dispensador específico para ello.

 

¿Cómo funciona?

 

Simplemente debemos colocar las toallitas secamanos en el dispensador e ir dispensándolas de forma manual a través de su orificio inferior.

Se trata de un sistema muy simple, a la vez que higiénico ya que, igual que ocurre con el sistema autocut, no solo no tocamos la siguiente unidad de papel, sino que ni siquiera es necesario tocar el dispensador para extraer las toallitas.

 

Una de las principales ventajas de este sistema es el máximo aprovechamiento del producto, ya que al estar las toallitas totalmente cortadas, se dispensa hasta la última unidad, evitando los restos inaprovechables de las bobinas. Además, el riesgo de atasco en este sistema es muy bajo.

Sin embargo, el hecho de que su dispensación sea tan sencilla, puede volvérsenos en contra y provocar que los usuarios hagan un uso abusivo del papel.

 

Papel secamanos con sistema de extracción central

 

El papel que se dispensa mediante extracción central, también es comúnmente conocido como papel mecha. Para su uso necesitamos bobinas de extracción central con precorte y un dispensador de la misma tipología.

 

¿Cómo funciona?

 

Se coloca el papel en la parte central de la bobina y con la ayuda del dispensador, se va tirando de él hasta dispensar la cantidad deseada.

Este sistema, a diferencia de los anteriores, potencia muy poco el ahorro de producto ya que, al dispensarse el papel algo arrugado por la compresión, usamos más cantidad de la necesaria; con el sistema de extracción central usamos más de un metro de papel para secarnos las manos, ya que no nos detendremos a “desliarlo” para aprovechar toda la superficie.

El sistema de extracción central es especialmente indicado para cocinas o la industria alimentaria, ya que su dispensación, aparte de ser cómoda, es muy rápida.

No obstante, debemos tener en cuenta que no destaca precisamente por ser uno de los sistemas más óptimos e higiénicos. Además, es propenso a generar atascos.

 

Si quieres más información sobre nuestros sistemas de papel secamanos puedes contactar con nosotros y uno de nuestros expertos te asesorará sobre cuál es el que más te conviene.

Share This