La limpieza y desinfección en las zonas de aislamiento es esencial para reducir el riesgo de infecciones nosocomiales y combatir contagios innecesarios en hospitales.

 

 

Las zonas de aislamiento en los hospitales requieren un tratamiento higiénico diferente al de las habitaciones, las salas de espera o la unidad de quemados, entre otros.

En estas áreas el riesgo de contagio es muy alto, por lo que una correcta implementación de la limpieza y la desinfección cobra especial importancia.

A continuación, hablaremos de la frecuencia, los productos requeridos y los procedimientos necesarios para la limpieza y desinfección en las áreas de aislamiento de hospitales.

 

 

Frecuencia de la limpieza y desinfección en las zonas de aislamiento

Por norma general, la limpieza se llevará a cabo dos veces al día. No obstante, esta frecuencia puede verse incrementada siempre que se considere necesario.

Por ejemplo, si acabamos de limpiar y el espacio se ha ensuciado, es obligado volver a limpiar para eliminar residuos que puedan poner en peligro la seguridad de las personas.

Cada vez que se levanta el aislamiento o se cambia de paciente en estas áreas se considera un momento crítico.

Es por eso que, la limpieza y desinfección que se realice en los casos de altas o nuevos ingresos de pacientes deberá ser en profundidad y siempre obligada.

Productos necesarios para la limpieza y desinfección en las zonas de aislamiento

Para la limpieza de las zonas de aislamiento necesitaremos un detergente, cuyo carácter estará condicionado por el tipo de residuo a eliminar. Por ejemplo, para limpiar restos de sangre, optaremos por detergentes alcalinos o, lo que es lo mismo, con un pH superior a 7.

También necesitaremos desinfectantes de nivel bajo o medio, ya que los desinfectantes de alto nivel son exclusivos para la desinfección de utillaje. Evitaremos a toda costa el uso de antisépticos para la desinfección de superficies.

Para la aplicación de estos químicos, necesitaremos paños de tejido no tejido de un solo uso o mopas del mismo material y, a poder ser, de diferentes colores para poder codificar la limpieza.

Procedimiento de limpieza y desinfección en las zonas de aislamiento

El método de limpieza y desinfección es tan importante como el producto a utilizar.

En primer lugar, inmovilizaremos todo el material que se encuentre en la zona para poder ofrecer un mayor control sobre la limpieza y desinfección.

Deben limpiarse y desinfectarse todas las superficies, incluidos suelos, paredes, mobiliario, ventanas, etc.

Todo el proceso debe quedar registrado en un documento escrito y el equipo de control de infecciones podrá intervenir para determinar qué desinfectante debemos utilizar.

La limpieza y desinfección de las zonas de aislamiento requiere de profesionales formados y altamente cualificados. 

Share This