La limpieza de la zona de baños en hospitales debe ser tratada con productos eficaces contra los gérmenes y con una frecuencia adecuada. 

 

Los baños o aseos son comúnmente conocidos por ser uno de los espacios que alberga un mayor número de gérmenes. 

En el caso de los baños en hospitales, en concreto, el riesgo de proliferación de gérmenes es aún mayor. Esto hace que la higiene y la desinfección cobren aún más importancia en estos espacios. 

Así, en los hospitales, residencias para la tercera edad o centros médicos debe efectuarse la limpieza de los aseos, al menos, una vez al día o siempre que se considere necesario. 

En caso de que se trabaje con carros de limpieza, éstos deben colocarse en la entrada bloqueando el paso. De la misma manera que ocurre con las habitaciones, la entrada de los carros a la zona del baño está prohibida. 

 

Limpieza de las paredes de los baños en hospitales 

Las paredes de los baños se higienizarán una vez al mes siempre de arriba abajo y respetando de más limpio a más sucio. 

En primer lugar, se aplicará un fregado (nunca se limpiará en seco) con un detergente bactericida. 

El aclarado se efectuará con el sistema de doble cubo (un cubo para el fregado con la solución de limpieza y otro por el aclarado con agua limpia). 

El secado nos ayudará a evitar la proliferación de gérmenes que, en ocasiones, nacen de entornos húmedos. 

Limpieza de los sanitarios en los baños de hospitales 

 

Los sanitarios de hospitales, residencias para la tercera edad o centros médicos se higienizarán un mínimo de dos veces al día. 

Como ocurre con el resto de superficies, la limpieza se realizará en húmedo y de dentro hacia fuera. Para garantizar una correcta desinfección, emplearemos un bactericida líquido no corrosivo. 

Siguiendo esta línea, el material elegido para la limpieza debe evitar las rayaduras y ser exclusivo para la limpieza y desinfección de los sanitarios. 

Así, evitaremos problemas de contaminación cruzada. 

 

Limpieza de las duchas y bañeras en hospitales 

La limpieza y desinfección de las duchas y bañeras se efectuará dos veces al día, utilizando también el método de dentro hacia fuera. 

Igual que ocurre con los sanitarios, optaremos por un bactericida líquido capaz de acabar con las bacterias de manera eficaz, pero de carácter no corrosivo para evitar dañar las superficies. 

El material utilizado debe evitar las rayaduras de manera que, los estropajos u otros útiles de gran dureza quedarán vetados. 

Limpieza de las mamparas de duchas en hospitales 

 

Cada vez es más común sustituir las cortinas de ducha por mamparas. Las primeras albergan una menor cantidad de gérmenes y su limpieza es más cómoda que la que ofrecen las cortinas. 

De este modo, las mamparas se higienizarán dos veces al día con un limpiacristales adecuado y utilizando la técnica de frotación. 

 

 

Limpieza de las cortinas de la ducha en hospitales 

Hay duchas o bañeras que tienen cortina en vez de mampara. En estos casos debemos prestar especial atención a la posible aparición de manchas negras. Éstas acostumbran a ser restos de moho habitados por hongos.  

Como las cortinas se encuentran en constante contacto con la humedad, las limpiaremos y desinfectaremos siempre que sea necesario. 

En este caso, aplicaremos lejía mediante la técnica de frotación y aclararemos la cortina de la ducha correctamente. 

Limpieza de los suelos de baños en hospitales 

 

Los suelos acostumbran a estar más castigados que las paredes. Por ello, los limpiaremos y desinfectaremos con una mayor frecuencia: dos veces al día. 

Nuevamente, utilizaremos el método de doble cubo con un detergente desinfectante para acabar con el mayor número de gérmenes posible. 

 

Si quieres, puedes consultar nuestra guía de limpieza y desinfección para hospitales haciendo clic en este enlace.

Share This