Un correcto uso de los guantes de protección garantiza que estos EPI cumplan con su función y minimizan riesgos asociados con la salud.

 

La Covid-19 ha generado cierto debate sobre el uso de los guantes de protección, como “quién debe usarlos” o “cuándo debemos recurrir a ellos”.

De hecho, el uso de este Equipo de Protección Individual, habitualmente usado en entornos profesionales, se ha extendido al ámbito personal como medida para prevenir contagios.

A continuación, repasamos algunas cuestiones sobre el uso de los guantes de protección que debemos tener claras para garantizar su eficacia.

 

 

¿Qué tipos de guantes existen?

 

 

En artículos anteriores ya hemos repasado los principales tipos de guantes de protección que existen, distinguiendo entre el nitrilo, el látex, el vinilo o el polietileno.

Los guantes de nitrilo se posicionan como el producto más seguro y completo para los entornos profesionales, mientras que el uso de los guantes de polietileno se ha extendido en muchos comercios como medida higiénica para prevenir contagios.

En esta infografía puedes ver en detalle las características que presenta cada guante según su composición.

papelmatic-higiene-profesional-guia-uso-guantes-proteccion-tipos

¿Cuándo debemos usar guantes de protección?

 

 

Muchos expertos consideran que el uso de los guantes de protección debe quedar relegado para las actividades sanitarias o emplearse en aquellos casos en los que este EPI sea imprescindible.

Por ejemplo, se recomienda el uso de los guantes en hospitales, ya que los profesionales están en contacto directo con sangre, mucosas u otros agentes infecciosos, pero se desaconseja su uso en la industria alimentaria.

En este último caso, es preferible lavar o higienizar las manos con más frecuencia y recurrir al uso de los guantes solo cuando los trabajadores presenten heridas abiertas en las manos.

 

 

Los guantes no sustituyen a la higiene de manos

 

El motivo por el que muchos expertos desaconsejan el uso de los guantes más allá de las actividades sanitarias es porque generan una falsa sensación de seguridad.

Y es que pese a que los guantes se contaminan igual que lo hacen las manos, la falsa confianza que nos proporcionan hace que nos lavemos las manos con menos frecuencia de lo habitual.

No obstante, la higiene de las manos es una acción imprescindible antes de colocarse los guantes y al retirarlos.

papelmatic-higiene-profesional-uso-de-los-guantes-higiene-de-manos

Prevenir problemas dermatológicos durante el uso de los guantes

 

 

Los guantes de nitrilo son la mejor alternativa para aquellas personas que son alérgicas al látex. Aun así, es posible que, si no se hace un uso correcto de los guantes, éstos provoquen alteraciones en la piel.

Por ejemplo, si la higiene de manos que realizamos antes de colocar el guante la llevamos a cabo con soluciones hidroalcohólicas, debemos asegurarnos de no usar guantes que contengan polvo, ya que estos dos elementos no reaccionan precisamente bien.

Por otra parte, no secarse bien las manos antes de colocarse los guantes también puede suponer un riesgo para la salud de nuestra piel.

 

 

Los guantes ni se lavan ni se desinfectan; se desechan

 

La Covid-19 ha impulsado aún más la mala práctica de lavar o desinfectar los guantes para volverlos a usar más tarde.

Además, en muchas ocasiones, la desinfección se lleva a cabo con las mismas soluciones hidroalcohólicas que usamos para las manos.

Recordemos que los guantes de protección de nitrilo, látex, vinilo o polietileno son desechables y que bajo ningún concepto deben reutilizarse.

papelmatic-higiene-profesional-guia-uso-guantes-proteccion-talla

Las soluciones hidroalcohólicas para las manos no deben aplicarse sobre otras superficies, ya que contienen agentes hidratantes específicos para la piel, que pueden hacer que los microorganismos queden adheridos con mayor facilidad.

Elegir la talla adecuada de los guantes

 

 

En el caso de los guantes, el tamaño sí importa. Y es que, si elegimos una talla mayor de la que necesitamos, aumentamos el riesgo de que se produzcan pinchazos o roturas.

Los guantes no deben quedar ni muy holgados ni tampoco excesivamente apretados. Para controlarlo, nos fijaremos también en la punta de los dedos, que acostumbra a ser la parte de mayor contacto.

En Papelmatic disponemos de diferentes tipos de guantes adaptados a las necesidades de los distintos entornos profesionales. Si necesitas más información sobre el uso de los guantes, puedes contactar con nosotros y uno de nuestros expertos te asesorará.

Share This