Los mandos a distancia, botones del ascensor o los pomos y tiradores son algunos de los objetos más sucios que podemos encontrar en un hotel.

 

 

Cuando vamos a un hotel, y más aún si nuestra estancia está relacionada con el ocio, somos mucho más exigentes en términos de limpieza de lo que podríamos llegar a serlo en nuestra casa.

Precisamente, la limpieza es uno de los criterios de valoración por parte de los clientes que repercute más negativamente en la reputación de marca de los hoteles.

Hoy en día, las opiniones y, lo que es más, los comentarios, son visibles para todas y todos. Y a menudo, suponen un referente para muchos usuarios a la hora de elegir alojamiento.

A continuación, exponemos cuáles son las 10 superficies o elementos más sucios que podemos encontrar en un hotel.

 

Colchones y almohadas

Los colchones y las almohadas son dos objetos muy relacionados con la higiene personal de los usuarios.

Aunque los hoteles ponen grandes esfuerzos en proteger estos dos elementos, cubriéndolos con sábanas y fundas limpias, en ocasiones, son los grandes olvidados en cuanto a limpieza.

Es por eso que recomendamos higienizar periódicamente los colchones y almohadas.

Mando a distancia

El mando a distancia es el nido de gérmenes y suciedad por excelencia en los hoteles.

Esto se debe a que pasa desapercibido para el personal de limpieza, lo cual resulta contradictorio porque es una superficie u objeto más manoseado que las mesitas de noche, por ejemplo.

Su limpieza y desinfección debería ser diaria, siendo tratados los mandos como una superficie más en la habitación.

Interruptores de la luz

Los interruptores de la luz presentan la misma problemática que la de los mandos a distancia.

Éstos sufren un gran desgaste cada día y rara vez son desinfectados a fondo, por lo que se convierten en un punto crítico para la limpieza.

La higienización de los interruptores de la luz de habitaciones y espacios comunes debería ser diaria para optimizar la limpieza del resto de superficies.

Pomos y tiradores

Los pomos y tiradores de las puertas, tanto de las habitaciones como de otros espacios, también son tocados al cabo del día por muchas personas.

Teniendo en cuenta que las manos son los principales transmisores de gérmenes, estos objetos son un punto crítico en cuanto a limpieza y desinfección.

De la misma forma que ocurre con los interruptores, la higienización diaria de los pomos y tiradores debería ser imprescindible en la limpieza.

Mostrador de recepción

El mostrador de recepción es uno de los puntos por los que pasan todos los clientes y también los trabajadores.

La actividad diaria y, en muchas ocasiones, ininterrumpida, en la zona de recepción hace que el mostrador sea una de las superficies más afectados en términos de higiene.

Sin embargo, la actividad ininterrumpida no debe servir como excusa para evitar la higienización diaria de esta superficie.

Botones del ascensor

Los botones del ascensor, tanto los que usamos para “llamarlo” como los que indican el número de planta siguen al mando a distancia en el ranking de suciedad.

Y esto es aplicable, no solamente a hoteles, sino también a cualquier negocio o espacio en general.

Aunque el mantenimiento de los botones del ascensor requiere mayor tiempo y dedicación, es importante hacer saber al personal de limpieza que la higienización de estas superficies es relevante.

Zona de aguas o SPA

Los hongos son los reyes de la zona de aguas o SPA y, cuando suponen un problema para los usuarios, se vuelven mucho más visibles de lo que creemos.

En esta zona, además de mantener los espacios limpios, debemos “educar” a los usuarios para que cuiden su higiene personal.

Para ello, podemos colocar carteles con consejos o pautas que deben seguir para garantizar el buen funcionamiento dentro de esta zona.

Zona del baño

Cuando el personal de limpieza trabaja en la zona del baño, presta especial atención a la zona del inodoro y a la ducha, ya que son los objetos que captan la atención de los usuarios.

Esto hace que, en ocasiones, se descuiden superficies como, por ejemplo, el lavamanos o las paredes.

La limpieza y desinfección del lavabo debe realizarse de forma completa cada día.

Toallas y ropa de cama

Los procedimientos que se llevan a cabo en la lavandería afectan directamente a la limpieza de las toallas y la ropa de cama.

Estos elementos, en caso de no estar limpios, causan un impacto muy negativo en los clientes.

Cada hotel tiene su propia política de limpieza y cambio de toallas y sábanas, en la que también se determina a frecuencia. Por lo que respecta al método, en este artículo te damos unos consejos para la limpieza de las toallas.

Teléfono

Los teléfonos de las habitaciones o de las zonas comunes como, por ejemplo, la recepción, presenta el mismo problema que los mandos a distancia.

Si descuidamos su limpieza, éstos pueden convertirse en un auténtico nido de gérmenes, por lo que su posterior desinfección será más costosa.

Los teléfonos también forman parte del mobiliario, de manera que su higienización será diaria.

Share This