Verificar el estado de los utensilios de limpieza ayuda a minimizar riesgos derivados de la contaminación cruzada en cualquier negocio.

 

 

En artículos anteriores argumentamos que el material que empleamos para la limpieza puede convertirse en una fuente de contaminación si no se higieniza de forma correcta.

También explicamos los métodos de limpieza recomendados, tanto en húmedo como en seco, y la importancia del secado.

¿Pero quién se encarga de controlar que los utensilios se encuentran en unas condiciones óptimas? La mayoría de las veces, no solo basta con aplicar una higiene periódica, sino que todo el proceso debe contemplar posibles riesgos para proceder con una acción u otra, ser verificado posteriormente y, por último, también documentado.

A continuación, profundizamos en estos parámetros:

 

 

Evaluar los riesgos

Antes de higienizar un cepillo o una espátula, por ejemplo, estudiaremos los riesgos a los que se someten en términos de contaminación. Y es que no usaremos la misma técnica para eliminar residuos considerados de bajo riesgo que para eliminar cuerpos extraños incrustados en el material.

De esta forma, en primer lugar analizaremos el tipo de materia a eliminar y si ésta contiene algún agente peligroso (alérgenos, bacterias patógenas, etc.).

En función del riesgo que presente cada tipo de residuo, apostaremos por una limpieza en húmedo o en seco.

 

 

Limpieza en seco, para todo tipo de residuos

La limpieza en seco es un proceso obligatorio tanto para los utensilios que contienen residuos de bajo riesgo como para los que presentan materia de alto riesgo. 

En cualquiera de los dos casos, posteriormente, recurriremos además a la limpieza en húmedo.

¿En qué consiste la limpieza en seco? Básicamente en sacudir el utensilio para eliminar los residuos de mayor tamaño.

Es importante que esta acción se lleve a cabo en una zona específica y aislada de la actividad habitual para evitar problemas de contaminación cruzada.

 

 

Limpieza en húmedo para residuos de bajo riesgo

Después de la limpieza en seco, tomaremos los utensilios que contienen residuos de bajo riesgo y los someteremos a una limpieza en húmedo con agua y con jabón.

A continuación, enjuagaremos los utensilios con agua limpia, los desinfectaremos con un desinfectante de bajo riesgo como, por ejemplo, en base de amonios cuaternarios y después los dejaremos secar en un portautensilios.

Limpieza en húmedo para residuos de alto riesgo

 

 

La limpieza en húmedo para los residuos de alto riesgo también se llevará a cabo después de la limpieza en seco.

A diferencia de la limpieza en húmedo para utensilios con residuos de bajo riesgo, en este caso aplicaremos un desinfectante más potente (productos clorados, por ejemplo) después del aclarado del jabón.

En caso de que se considere necesario, también se esterilizarán los utensilios de limpieza. Y, por último, debemos asegurarnos de que se sequen como es debido colgados en el portautensilios.

Igual que ocurre con la limpieza en seco y la limpieza en húmedo para residuos de bajo riesgo, se destinará una zona concreta para la higienización.

 

 

¿Cómo verificar la limpieza de los utensilios?

La verificación es un paso que muchos obvian, sin ser conscientes de que es un paso clave para comprobar la eficacia de la limpieza, evitar riesgos innecesarios y reducir sobrecostes inesperados.

Para la verificación supervisaremos, a simple vista, si el material está aparentemente limpio. En los casos de mayor riesgo podrán, incluso, llegar a tomarse muestras para un posterior análisis. Todos estos registros deben quedar documentados, no solo como pruebas en caso de auditorías, sino también para mantener un control dentro de la propia empresa.

Nuestra recomendación: utensilios de limpieza Vikan

 

 

En Papelmatic apostamos por los utensilios de limpieza Vikan por tres motivos:

 

  • Cuentan con un diseño higiénico que facilita la limpieza de todas sus superficies gracias a la ausencia de poros.
  • Están disponibles en un amplio abanico de colores para establecer un código diferenciador durante la limpieza.
  • Presentan un diseño ergonómico que evita las malas posturas y dolencias musculares de los trabajadores y trabajadoras de limpieza.

 

Si quieres más información sobre los utensilios Vikan o tienes dudas sobre la verificación de la limpieza de los utensilios, rellena el formulario que aparece en la barra lateral y uno de nuestros expertos te asesorará.

Share This