La higiene en la oficina es un factor determinante a la par que invisible para el rendimiento de los trabajadores y trabajadoras.

 

 

En 2015, la consultora del Grupo Papelmatic, HGS, elaboró un barómetro en el que encuestaba a más de 80 trabajadores y trabajadoras de diferentes empresas para determinar el estado de salud y bienestar en los entornos laborales españoles.

La higiene suele ser un aspecto bastante infravalorado en las oficinas porque, a diferencia de lo que ocurre en los ámbitos sanitarios o en la industria alimentaria, las exigencias son mínimas y las consecuencias imperceptibles.

No obstante, la limpieza afecta (y mucho) a nuestro bienestar y concentración durante la jornada laboral en la oficina.

 

 

¿Se preocupan las empresas realmente por la limpieza?

Para muchas empresas la higiene es una obligación que hay que cumplir y se conforman con cubrirla de forma muy básica, ignorando sus posibles efectos.

Esto también ocurre en las oficinas. Y es que, según los resultados del barómetro, el 23% de los trabajadores encuestados admiten que su empresa necesita mejorar en términos de limpieza.

Este dato llama la atención teniendo en cuenta que, la mayoría de trabajadores no somos conscientes de los efectos que puede llegar a tener la falta de higiene en nuestro puesto de trabajo, independientemente de si se trata de un hospital o una oficina.

La importancia de mantener un orden

Como indica el dicho popular, «no es más limpio el que más limpia, sino el que menos ensucia». Algo parecido ocurre con el orden de los espacios.

Al menos, así lo refleja la filosofía taoísta comúnmente conocida como Feng Shui y así lo reconoce el 42,3% de los encuestados en nuestro barómetro, que afirma que el orden afecta directamente a su rendimiento laboral.

El orden en los espacios, además de facilitar las tareas de limpieza, genera un estado de armonía en las personas y, en ocasiones, incluso mejora su rendimiento en el trabajo.

¿Cómo afecta la higiene en la oficina a los trabajadores?

Únicamente un 16,3% de los trabajadores encuestados admite que la limpieza afecta a su rendimiento laboral.

Esto es porque, en la mayoría de los casos, los efectos en la salud derivados de la falta de higiene son imperceptibles o rara vez se relacionan.

Por ejemplo, los teclados son un auténtico nido de gérmenes y, por norma general, no acostumbran a desinfectarse. Lo mismo ocurre con los brotes de gripe; una limpieza superficial puede derivar en más contagios y, por lo tanto, un mayor número de bajas laborales.

Equipamiento de higiene en todos los espacios

Ya hemos hablado en artículos anteriores de que el secado de las manos es más higiénico con toallas de papel desechables que con secadores de aire.

Pero aun así, nos queda mucho camino por recorrer, ya que un 43,6% de los trabajadores encuestados en el barómetro afirman disponer de secadores de aire en la oficina para secar sus manos. Un porcentaje bastante alto considerando la contaminación que generan estos aparatos.

Lo mismo ocurre con el gel desinfectante para las manos, y es que solo un 21,8% de los encuestados afirma disponer de este producto en el trabajo.

 

Algo sorprendenete considerando que el gel hidroalcohólico Purell es el producto estrella para la higiene personal en una oficina.

Share This