La limpieza y desinfección de los jueguetes, el comedor escolar o los aparatos tecnológicos ayudan a evitar la contaminación cruzada en los colegios. 

 

¿Afecta la higiene de los espacios escolares a la concentración de los alumnos? Aunque pueden parecer dos términos completamente aislados, éstos están muy relacionados entre sí. 

La higiene (o la falta de ella) actúa de manera muy discreta en el bienestar de las personas. Tanto que, rara vez somos conscientes de ello. 

Además de la calidad ambiental (ventilación, eliminación de olores, etc.), también es importante que prestemos suficiente atención a las principales fuentes de gérmenes en los colegios: 

 

El inodoro, la fuente de gérmenes más común 

 

Cuando hablamos de focos de gérmenes, seguramente el inodoro se convierte en la opción más evidente. Y es que cumple con todos los requisitos para serlo. 

No obstante, los planes de limpieza y desinfección de los colegios suelen contemplar la higiene del inodoro, al menos, una vez al día. 

Así, es importante lavarse las manos después de usar el inodoro. Pero, en cualquier caso, éste no encabeza la lista como elemento más contaminante. 

 

Los juguetes en las zonas infantiles 

Los juguetes son un nido potencial de gérmenes ya que, además de ser manoseados por muchos niños, no son tenidos en cuenta a la hora de limpiar y desinfectar. 

En este caso, al tratarse de un público de muy corta edad e incapaz de percibir el “peligro”, se recomienda desinfectar los juguetes a menudo con desinfectantes de baja toxicidad.

En este caso, Nosocomia es una buena opción. 

Barandillas, pomos y tiradores 

 

Las barandillas de escaleras, pomos de puertas y tiradores del mobiliario son tocados a diario por muchas personas. 

Las manos son conocidas como el principal medio de transporte de los gérmenes que, a su vez, buscan cualquier superficie sobre la que poder reposar. 

Así, para mantener las barandillas, pomos y tiradores limpios recurriremos a una limpieza y desinfección diarias y a la higiene de manos constante. 

 

Pupitres y sillas en las aulas escolares 

La combinación de manos sucias y pupitres y sillas es fatal para la higiene y muy satisfactoria para los gérmenes. 

De la misma manera que ocurre con los inodoros, la limpieza y desinfección de los pupitres y sillas ya está contemplada en el plan de cada centro. 

No obstante, el hecho de ser tocados por alumnos que vienen del recreo y que no se han lavado las manos, genera un efecto contraproducente. 

De nuevo, la higiene de manos es una herramienta muy valiosa para preservar la higiene de los espacios. 

Superficies y material del gimnasio escolar 

 

En artículos anteriores presentábamos una guía para la limpieza y la desinfección de los gimnasios escolares. 

El sudor y un ambiente cargado promueven la proliferación de gérmenes. Por lo tanto, para evitarlo, es importante higienizar las diferentes superficies del gimnasio escolar (suelo, esterillas, barras…). 

Además, la ventilación del espacio actúa beneficiosamente contra los gérmenes. 

 

Material de ocio en la zona de recreo 

Los cubos, rastrillos y los balones utilizados durante el recreo deben ser higienizados periódicamente. 

Es importante que los alumnos disfruten de sus momentos de ocio y es muy corriente que el material que utilizan para ello se ensucie a consecuencia del uso y de las condiciones del propio entorno. 

En ningún caso pretendemos generar alarma. Aun así, destacamos que, entre los más menudos, conviene higienizar este material a menudo ya que, los niños tienden a llevarse los juguetes a la boca. 

Vestuarios y duchas en el gimnasio escolar 

 

En estos espacios, la principal amenaza son los hongos, generados por la humedad ambiental. 

Así, además de una limpieza y desinfección frecuentes, conviene concienciar a los usuarios en la higiene personal; evitar andar descalzos, lavar sus manos a menudo, etc. 

Los desinfectantes de carácter fungicida son una de las opciones más eficaces contra los gérmenes en los entornos húmedos. 

 

Cocina y comedor escolar 

Allá donde hay alimentos, aumentan las posibilidades de bacterias y, por lo tanto, también las exigencias de limpieza y desinfección. 

En los comedores escolares la cocina es uno de los principales focos de gérmenes. Pero, además, es esencial mantener la zona del comedor en unas condiciones de higiene óptimas. 

En este artículo, puedes encontrar más información sobre la limpieza y desinfección en comedores escolares. 

Aparatos tecnológicos en las aulas 

 

Los avances digitales en los colegios han supuesto la incorporación de múltiples aparatos tecnológicos (tablets, ordenadores, pizarras digitales…). 

A estas alturas, ya no es ningún secreto que las pantallas y teclados de estos dispositivos acumulan una gran cantidad de gérmenes. 

¿La solución? Una higiene de las superficies de estos aparatos y la higiene de manos de los usuarios que los utilizan. 

 

Share This