Un correcto tratamiento del material quirúrgico invasivo facilita la posterior limpieza y desinfección de estos instrumentos. 

 

La tendencia que se da en hospitales y centros sanitarios en general es la de ir reemplazando paulatinamente el material reutilizable por material de un solo uso. 

Pero en algunos casos, sobre todo cuando se trata de material quirúrgico específico, se sigue optando por productos reutilizables. 

En estos casos y más tratándose de un entorno tan crítico es de vital importancia prestar atención a la limpieza y desinfección. 

A continuación, expondremos una serie de pautas sobre el tratamiento en cuanto a higiene que debe hacerse del material quirúrgico invasivo después de haberlo utilizado. 

 

Tratar el material quirúrgico invasivo lo antes posible 

 

Dentro de lo posible, se recomienda limpiar el material quirúrgico invasivo inmediatamente después de su uso. 

Debe evitarse a toda costa prolongar esta acción con la finalidad de garantizar la seguridad de futuros pacientes y facilitar las tareas de limpieza y desinfección.  

 

Traslado del material quirúrgico hasta el punto de limpieza y desinfección

La mayoría de las veces, la limpieza y desinfección del material quirúrgico invasivo se realiza en un espacio diferente al quirófano o al área de intervenciones. 

Al tratarse de material contaminado y, en muchos casos, altamente infeccioso, es necesario asegurar que el traslado desde el quirófano al punto de limpieza y desinfección sea lo más higiénico posible. 

Por ello, el traslado se realizará siempre en sistemas cerrados que eviten el contacto del material quirúrgico utilizado con el ambiente. 

 

El material puede ser trasladado en seco siempre que no hayan transcurrido seis horas desde su uso.

En el caso contrario, éste deberá ser trasladado en una solución que contenga un producto de limpieza o un desinfectante. 

 

Limpiar y desinfectar cualquier material proveniente del exterior 

 

Todos aquellos instrumentos quirúrgicos que se adquieren nuevos o que proceden de reparaciones deben ser sometidos sin excepción a un tratamiento de limpieza y desinfección para evitar riesgos innecesarios y asegurar que están en igualdad de condiciones que sus homónimos. 

 

Control de las soluciones químicas que entran en contacto con el material quirúrgico

 

 

El material quirúrgico invasivo que se haya visto en contacto con productos cáusticos o medicamentos corrosivos como, por ejemplo, el yodo, debe ser limpiados inmediatamente en el punto de uso con una solución jabonosa y posterior aclarado con agua. 

Después de esta limpieza inicial, el material quirúrgico invasivo debe ser tratado con el resto de instrumentos.

Seguir estas pautas después de cualquier intervención es esencial para garantizar la seguridad de los pacientes que son tratados en el centro.

Share This