La composición de los diferentes productos químicos determina su capacidad de acción y reacción sobre determinadas superficies o microorganismos. 

 

Cada negocio determina los productos y diluciones empleados para la limpieza y desinfección de los diferentes espacios.  

Aun así, siempre existen una serie de normas no escritas que sirven de ayuda durante la elección de este tipo de productos. 

 

Tipos de productos desinfectantes según su composición 

 

Hipoclorito sódico 

 

La lejía es el desinfectante clorado más común. Disuelve y destruye los gérmenes y además, actúa como blanqueador. 

 

Ventajas 

 

  • Amplio espectro bacteriano. 
  • Actúa de manera rápida. 
  • Es una de las opciones más económicas del mercado. 

 

Limitaciones 

 

  • Es altamente corrosivo sobre superficies metálicas. 
  • No puede mezclarse con productos ácidos. 
  • Presenta una falta de efecto remanente que hace que algunos gérmenes creen resistencias.

 

Aplicaciones 

 

Se emplea en la limpieza de superficies contaminadas con restos orgánicos como, por ejemplo, sangre y en la desinfección de los textiles empleados durante la limpieza. 

 

Amonios cuaternarios 

 

Son compuestos estables de carácter biocida que modifican la permeabilidad de la membrana de los gérmenes, penetrando en su interior y provocando su desintegración.  

 

Ventajas 

 

  • Su toxicidad es baja. 
  • Pueden ser aplicados sobre cualquier superficie. 

 

Limitaciones 

 

  • No son muy eficaces ante la presencia de compuestos orgánicos. 

 

Aplicaciones 

 

Los productos químicos compuestos de amonios cuaternarios son eficaces contra bacterias, levaduras y hongos. 

 

Alquilaminas

 

Este compuesto de carácter biocida y formado por amonios y aminas funciona de manera muy parecida a los amonios cuaternarios. Afectan la membrana y, posteriormente, provocan un escape del contenido de la célula. 

 

Ventajas 

 

  • Son estables. 
  • Presentan bajos niveles de toxicidad. 
  • Son aptas para todo tipo de superficies, incluido utillaje. 

 

Limitaciones 

 

  • Baja actividad fungicida. 
  • No son eficaces contra las esporas. 
  • No son compatibles con determinados polímeros. 

 

Aplicaciones 

 

Los productos químicos para la desinfección compuestos a partir de alquilaminas son eficaces contra bacterias y levaduras. 

 

Oxígeno activo 

 

El oxígeno activo actúa sobre las células nocivas de forma parecida a como lo hacen los productos de hipoclorito sódico. 

 

Ventajas 

 

  • Puede aplicarse sobre todo tipo de superficies. 

 

Limitaciones 

 

  • Oxida el acero inoxidable de baja calidad. 

 

Aplicaciones 

 

En entornos sanitarios, los productos de oxígeno activo están especialmente indicados para incubadoras, utillaje o aparatos médicos.  

 

Alcoholes 

 

Actúan mediante la desnaturalización y la coagulación de las proteínas. Podemos encontrarlos como etanol, alcohol etílico, isopropanol… 

 

Ventajas 

 

  • Su acción es rápida. 
  • Son eficaces contra bacterias, hongos y virus. 

 

Limitaciones 

 

  • Cuentan con una potencia intermedia. 
  • No actúan contra las esporas. 

 

Aplicaciones 

 

Pueden combinarse fácilmente con otros productos y no deben usarse sobre materiales metálicos. 

 

Antes de elegir cualquier producto para la desinfección es importante estudiar qué materia deseamos eliminar en nuestro entorno y comprobar qué compuesto es el que actuará de manera más eficaz. 

Puedes consultar toda la información sintetizada en nuestra tabla sobre productos químicos para la desinfección haciendo clic aquí. 

Share This