La gestión de los residuos hospitalarios debe considerar una selección previa de los mismos y contar con los medios necesarios para su desecho. 

 

Un hospital genera al día grandes cantidades de residuos y, muchos de ellos, son considerados peligrosos debido al potencial de contagio de enfermedades que presentan. 

Para evitar las infecciones nosocomiales y garantizar la seguridad de todos los usuarios, es importante tomar las medidas necesarias para desechar los residuos hospitalarios correctamente. 

Para explicar los métodos de desecho de cada uno, dividiremos los residuos hospitalarios en tres tipos en función de su peligrosidad 

Éstos tres son: residuos no sanitarios, residuos sanitarios no específicos y residuos sanitarios específicos. 

 

Cómo desechar los residuos sanitarios en hospitales 

Los residuos no sanitarios son los residuos que no generan riesgos para la salud o el medio ambiente y que no han estado en contacto con otros residuos sanitarios. Son considerados también residuos urbanos. 

Estos residuos acostumbran a ser reciclables y se desechan en contenedores diferentes en función de su material: 

  • Papel y cartón 
  • Vidrio 
  • Plástico y envases 

Cómo desechar los residuos sanitarios no específicos 

 

Cuando hablamos de residuos sanitarios no específicos, nos referimos a todos aquellos materiales generados por la actividad sanitaria asistencial, siempre y cuando no sean considerados residuos sanitarios específicos. Hablamos de residuos como: 

 

  • Material utilizado para las curas (apósitos, vendajes, etc.) contaminados con fluidos corporales no infecciosos. 
  • Ropa de cama y resto de textiles hospitalarios que se han visto contaminados con fluidos corporales no infecciosos. 
  • Escayolas y derivados. 
  • Todos los Equipos de Protección Individual (guantes, mascarillas, batas…) que no estén contaminados con fluidos infecciosos. 
  • Bolsas vacías de orina u otros restos biológicos. 
  • Goteros vacíos, independientemente de si son de vidrio o plástico. 
  • Equipos de diálisis.  
  • Envases empleados para la nutrición en maternidad. 
  • Todos aquellos residuos que hayan absorbido fluidos biológicos en una cantidad inferior a los 100ml.  

Cómo desechar los residuos sanitarios específicos 

Son considerados residuos sanitarios específicos aquellos materiales generados durante la actividad y que son infecciosos o presentan riesgos de contagio. Es el caso de: 

  • Todos aquellos residuos que hayan absorbido fluidos biológicos en una cantidad superior a los 100ml. 
  • Cultivos o vacunas. 
  • Agujas y todos aquellos residuos cortantes o punzantes. 
  • Restos anatómicos de carácter humano que no son conservados con ningún producto químico. 

Por lo que respecta a los residuos químicos, éstos deben ser tratados de manera independiente, dado que no están incluidos en la normativa de residuos sanitarios. 

 

Share This