La contaminación cruzada es uno de los grandes temores en la industria alimentaria. Por ello, las medidas tomadas para evitarla van desde la higiene del propio espacio hasta la higiene personal de los trabajadores. 

El cuerpo humano y la ropa que usamos habitualmente pueden transportar suciedad y gérmenes que acaban traspasándose a los alimentos o al propio espacio de trabajo.  

Con la finalidad de evitar la contaminación cruzada en la industria alimentaria, se han establecido una serie de recomendaciones relacionadas con la higiene personal de los trabajadores.  

 

Pautas de higiene personal para evitar la contaminación cruzada 

  • Evitar comer, beber, mascar chicles o fumar en el espacio de trabajo. Todas estas acciones se consideran una fuente de contaminación múltiple. 
  • Usar la indumentaria adecuada, que debe de ser diferente a la ropa de calle. En zonas de manipulación de alimentos, se recomienda el uso de gorro, ropa de color azul y calzado cerrado y antideslizante protegido por peúcos. 
  • Evitar llevar joyas (piercings, cadenas, anillos, etc.) ya que, además de acumular y transportar una gran cantidad de gérmenes, dificultan la higiene de manos. 
  • Prescindir de lociones y perfumes con olores fuertes, dado que los alimentos los absorben con facilidad. 
  • Mantener las uñas cortas, limpias y libres de esmalte para minimizar el riesgo de que se acumulen bacterias. 
  • Lavarse las manos con agua caliente y jabón siempre que se considere necesario. Consulta nuestra infografía para saber cuándo es conveniente la higiene de manos en la industria alimentaria. 
  • Usar guantes y mascarilla en situaciones que lo requieran como, por ejemplo, cuando hay mucha gente trabajando en un espacio reducido.  
  • Respetar el circuito entrada-salida de la cocina, negando así el paso a personal externo que sea susceptible de convertirse en una fuente de contaminación.  
  • Comunicar de manera inmediata cualquier alteración de la salud para evitar afectaciones en los alimentos. 
  • En caso de heridas, protegerlas con vendas impermeables y, si estas se encuentran en las manos, se recomienda reforzar la higiene con el uso de guantes. 

Estas medidas contribuyen a la reducción del riesgo de contaminación cruzada en la industria alimentaria y dependen únicamente del factor humano.  

Por ello, es tan importante “concienciar” a los trabajadores en la importancia de la higiene personal en el trabajo.  

Share This