El uso de celulosa y manteles de un uso, así como una reposición adecuada de los estropajos ayudan a mejorar la higiene del comedor del trabajo. 

 

El comedor del trabajo es el lugar en el que desconectamos (aunque sea por poco tiempo) de nuestra rutina laboral y conectamos con los compañeros. 

Podría decirse que el comedor del trabajo se asocia al bienestar del trabajador durante la jornada laboral. 

La higiene es algo que pasa bastante desapercibido (sobre todo cuando se lleva a cabo correctamente) pero que, sin embargo, juega un papel fundamental a la hora de completar el bienestar. 

A continuación, exponemos varias pautas para la higiene en el comedor del trabajo. 

 

Dispensadores para los detergentes lavavajillas 

El uso de dosificadores para la dispensación del jabón que utilizamos para lavar los platos, cubiertos e incluso el mismo “tupper” ofrece una mayor higiene que dispensar el jabón directamente de la botella. 

En cuanto a las características del jabón o detergente, éste debe contener un alto poder desengrasante, teniendo en cuenta el tipo de residuo a eliminar. 

La reposición del jabón será llevada a cabo por la persona encargada de la limpieza o mantenimiento para evitar problemas de contaminación cruzada. 

Reemplazar los estropajos una vez a la semana 

 

Por norma general, se recomienda reemplazar los estropajos y esponjas una vez a la semana. 

Teniendo en cuenta que su uso es mucho más extendido en el comedor del trabajo (son utilizados al cabo de la semana por muchas personas), el tiempo máximo para sustituir los estropajos o esponjas es de una semana, recomendándose incluso cambiarlos con mayor frecuencia. 

Éstos, además, deben ser guardados en un lugar que permita la transpiración para evitar la proliferación de gérmenes generados por la humedad. Pero también deben estar protegidos para preservar su propia higiene. 

 

Manteles de papel desechables para las mesas 

Los manteles de papel desechables son la opción más higiénica para proteger las mesas.  

La mayoría de las veces, los manteles se ensucian durante las comidas y, por ello, la mejor opción es desecharlos después de su uso. Así no tenemos que preocuparnos de mantenerlos limpios.  

Recomendamos los manteles de papel en concreto porque se adaptan a las medidas de la mesa (los cortamos según convenga) y además son reciclables. 

Celulosa para el secado de las manos y la vajilla 

 

En Papelmatic desaconsejamos totalmente el uso de trapos o paños de tejido para el secado de las manos y de los elementos que conforman la vajilla, por la misma razón que recomendamos el uso de manteles de papel desechables. 

Partiendo de la base de que los comedores del trabajo son frecuentados por muchas personas a lo largo del día, hemos comprobado que la celulosa ofrece un uso más higiénico para el secado que el que ofrecen la mayoría de los trapos. 

Además, evitamos problemas de contaminación cruzada, ya que el papel se desecha después de su uso. 

 

Si necesitas soluciones para equipar el comedor del trabajo, contacta con nosotros y uno de nuestros expertos te asesorará. 

Share This