La higiene en oficinas no solamente pasa por la limpieza de las superficies o el mobiliario, sino que también contempla el bienestar ambiental o el equipamiento de los baños.

 

 

La higiene en oficinas tiene como principal objetivo mantener los espacios estéticamente agradables y facilitar la convivencia en ellos.

A diferencia de lo que ocurre en la industria alimentaria y el ámbito sanitario, en las oficinas los riesgos para la salud en caso de que la higiene no sea la correcta son mínimos.

La mayoría de las veces se asocia la falta de limpieza a problemas de alergias o a un peor funcionamiento de determinados equipos. Por ello, la higiene en oficinas no es, en ningún caso, prescindible.

A continuación, repasaremos qué aspectos deben tenerse en cuenta a la hora de planificar la higiene en oficinas.

 

 

Limpieza de los suelos

En este artículo explicamos qué productos de limpieza son los más adecuados para cada tipo de suelo.

Si hay una regla que es aplicable a cualquier espacio, es la que dice que primero debemos limpiar el suelo antes que el mobiliario.

¿El motivo? Cuando barremos levantamos muchísimo polvo que, de una forma u otra, acaba depositándose sobre los muebles u otras superficies.

Por ello, siempre es recomendable limpiar los suelos con mopas de microfibra ligeramente humedecidas para atrapar con más facilidad las partículas de suciedad.

La mopa BIO System cuenta con un depósito para albergar soluciones de limpieza e impregnar directamente la mopa.

Limpieza del mobiliario

 

 

Igual que ocurre con los suelos, se recomienda aplicar una limpieza en húmedo de los muebles para atrapar mejor el polvo.

El tejido no tejido se considera mejor opción que la microfibra para los paños de limpieza. Entre otras muchas cosas, destaca por su gran capacidad de arrastre, absorción y bajo desprendimiento.

En cuanto a la solución de limpieza, podemos optar por limpiadores específicos para muebles o por una mezcla de agua con detergentes neutros, que respetan las superficies.

En Papelmatic disponemos de Tissfil, nuestra gama propia para el tejido no tejido que, gracias a sus diferentes formatos, se adapta a todas las necesidades.

Limpieza de los equipos informáticos

Los equipos informáticos y dispositivos electrónicos (impresoras, teclados, ratones, etc.) son uno de los principales focos de gérmenes en las oficinas.

Para limpiar los teclados, ratones o pantallas utilizaremos paños de tejido no tejido impregnados y evitaremos pulverizar directamente estos dispositivos para no perjudicar su funcionamiento.

En este caso y también en el de los teléfonos, utilizaremos desinfectantes clorados o en base a amonios cuaternarios para frenar infecciones contagiosas.

También debe considerarse la desconexión de los dispositivos electrónicos durante la limpieza.

Gestión de residuos

 

 

Uno de los mayores errores que se cometen durante la limpieza en oficinas es vaciar las bolsas de residuos en vez de reemplazarlas.

Esto provoca que algunos microorganismos que se queden adheridos en la superficie de la bolsa y contaminen su entorno más próximo.

Para evitarlo, además de cambiar las bolsas, se recomienda desinfectar periódicamente las papeleras y contenedores, sobre todo aquellos que albergan líquidos o restos de alimentos.

Para ello podemos ayudarnos de un detergente y un desinfectante clorado.

 

 

Confort ambiental

La luz y el sonido son dos aspectos clave para garantizar el confort ambiental y el bienestar de las personas.

Pero no son los únicos. Y es que los olores también juegan un papel importante en este terreno.

Normalmente, abusamos de los ambientadores cuando éstos, en realidad, no eliminan los malos olores, sino que los enmascaran.

Los desodorizantes enzimáticos como Microdor son la mejor opción para eliminar la contaminación odorífera de una oficina de forma natural.

Limpieza de los baños

 

 

Los baños, además de higienizarse con frecuencia, deben presentar el equipamiento adecuado.

El uso de dispensadores automáticos para el jabón de manos resulta más higiénico que los dosificadores manuales.

Por otra parte, la instalación de dispensadores de toallas secamanos ayuda a optimizar el consumo y reduce los riesgos de contaminación en comparación con los secadores de aire.

La línea de dispensadores Katrin Inclusive ofrece un diseño elegante y es apta para todos los públicos.

 

 

Limpieza en el comedor y la zona de cocina

Comer en un “tupper” trae muchos quebraderos de cabeza y, algunos de ellos, nada tienen que ver con el hecho de tener que prepararse la comida.

Y es que, la mayoría de las veces, los trabajadores, además de compartir un rato distendido, también comparten estropajo a la hora de limpiar los utensilios.

Este objeto es un auténtico nido de gérmenes, ya que va “absorbiendo” los restos de comida en cada lavado.

En una oficina, el tiempo máximo para reemplazar un estropajo es de una semana. En caso de no ser así, la limpieza sería totalmente ineficaz.

Si quieres que te ayudamos a planificar la higiene en oficinas, rellena el formulario que aparece en la barra lateral y te asesoraremos.

Share This