Las bolsas de residuos biodegradables ofrecen las mismas prestaciones que las bolsas convencionales pero con un mayor respeto al medio ambiente. 

 

Resulta curioso que, mientras se fomentan acciones para el reciclaje, aún nos queda mucho camino por recorrer con las bolsas de residuos. 

Y es que, pese a que se recicla, el plástico continúa siendo el principal componente de las bolsas de residuos. 

Pero, ¿quién dijo que las bolsas de residuos no pueden ser ecológicas? En Papelmatic hemos incorporado a nuestro catálogo bolsas de residuos 100% recicladas y 100% reciclables 

A continuación, te explicamos cómo se elaboran y qué las diferencia de las bolsas de basura convencionales. 

 

Reciclaje de las bolsas de residuos de plástico

El plástico siempre ha sido visto como un material poco amigable con el medio ambiente. Aun así, si se utiliza de forma responsable, éste no debería suponer un inconveniente. 

El plástico es un material que puede reciclarse infinitas veces y, de hecho, muchos fabricantes aprovechan esta característica para vender bolsas ultra recicladas a precio de bolsas ultra resistentes. 

Y es que, cada vez que reciclamos una bolsa de plástico estamos sacrificando su calidad. Esto no quiere decir que el reciclaje sea una mala idea, al contrario. 

Únicamente, debemos cerciorarnos del proceso que ha experimentado la bolsa de residuos que estamos comprando y decidir si sus prestaciones son aptas para el uso que queramos darle. 

Bolsas de residuos biodegradables: ¿Cómo se fabrican?

Las bolsas de residuos biodegradables son de las últimas novedades del mercado y han aparecido para hacer frente a las bolsas de plástico convencionales y reducir así el impacto que éstas tienen en el medio ambiente. 

Las bolsas de residuos biodegradables se caracterizan por ser 100% recicladas y 100% reciclables. 

Suelen estar fabricadas a partir de elementos naturales como, por ejemplo, fécula de patata, maíz, tapioca o caña de azúcar. 

Su composición es la principal característica que las diferencia de las bolsas de residuos de plástico convencionales. 

Estas bolsas se biodegradan en un plazo aproximado de unos seis meses y pueden contar con diferentes resistencias. 

Para obtener un mayor grosor de la bolsa se trabaja con diferentes capas que confieren una mayor o menor resistencia. 

 

¿Cómo identificar la calidad de una bolsa de residuos? 

En ocasiones, las bolsas de residuos de plástico se reciclan tantas veces que acaban perdiendo calidad. 

Para comprobar la calidad de la bolsa de residuos que estamos utilizando debemos fijarnos en el brillo y la elasticidad. 

Cuanto más brillante y elástica sea la bolsa, mejor será su calidad. Medir el grosor en micras también puede ayudarnos a saber cómo de resistente es la bolsa. 

Eso sí, en sectores como la industria alimentaria o sanidad, es importante tener claro que las bolsas deben ser de plástico virgen (en ningún caso reciclado) para el primero y debe contener una galga de 220 en el segundo. 

Si quieres más información sobre las bolsas de residuos biodegradables contacta con nosotros y uno de nuestros expertos te asesorará. 

Share This