Las salas de espera y recepciones de hospitales o centros médicos son consideradas de riesgo bajo-medio en términos de limpieza y desinfección. Esto quiere decir que las medidas de higiene empleadas no serán tan estrictas como las que se emplean en un quirófano.   

Sin embargo, el riesgo de contaminación cruzada en estos espacios es más alto al actuar como filtro o barrera entre las instalaciones del hospital y la calle. 

¿Cuáles son las principales causas de infección en las salas de espera y recepciones? 

  • Suelen acudir personas con alguna patología que puede ser contagiada por el aire y que supone un riesgo debido al estado de vulnerabilidad en el que se encuentran algunos pacientes. 
  • Las aglomeraciones de pacientes, que se dan sobre todo en invierno, aceleran la proliferación de gérmenes. 
  • Los tiempos de espera prolongados dada la saturación del servicio, hacen que los pacientes se encuentren más expuestos a posibles infecciones. 
  • Existen elementos como cuentos o revistas que son difícilmente desinfectables y que acumulan grandes cantidades de bacterias. 

¿Cómo podemos prevenir las infecciones en las salas de espera y recepciones? 

  • Las toallitas desinfectantes ayudan a eliminar bacterias de mostradores y superficies manoseadas por los pacientes. 
  • Las soluciones hidroalcohólicas, como es el caso de Purell, eliminan eficazmente los gérmenes de las manos. 
  • Una limpieza y desinfección más frecuente y con los productos adecuados ayuda a reducir considerablemente la proliferación de gérmenes. 

Dependiendo de la bacteria, ésta puede sobrevivir en las manos entre 30 y 150 minutos y puede vivir hasta 5 meses en superficies de salas de espera o mostradores. 

La higiene de manos con agua y con jabón ayuda a frenar la proliferación de gérmenes en estos casos. 

Share This