La acción mecánica es una parte muy importante en la limpieza de los entornos que trabajan con alimentos. En este punto, los cepillos son una buena opción para actuar sobre suelos, paredes, superficies… 

Pero no cualquier cepillo es válido para este tipo de ámbitos. La industria alimentaria genera productos que exigen los máximos niveles de salubridad, por ello los cepillos u otros elementos empleados para la limpieza deben poseer un registro alimentario. 

¿En qué se diferencian los cepillos alimentarios de los cepillos convencionales? 

  • Sus formatos suelen adaptarse a las necesidades de limpieza de los entornos alimentarios (cepillos anchos para la limpieza de suelos, cepillos con mango y estrechos para la limpieza de planchas o los rincones más difíciles…). 
  • Han sido testados previamente en entornos con unas características similares, de manera que garantizan, entre otras cosas, el bajo desprendimiento de sus filamentos o cerdas. 
  • Acostumbran a ser de color azul para evitar los riesgos de contaminación cruzada. Éste es el único color ausente en la cadena de alimentos así que, en caso de que queden restos de comida en el cepillo, podemos detectarlo a simple vista. 

Si quieres probar alguno de nuestros cepillos alimentarios solo tienes que ponerte en contacto con nosotros y nuestro equipo de expertos te asesorará sobre cuáles son las opciones que mejor se adaptan a tu negocio. 

 

Share This