El gel desinfectante Purell actúa como la alternativa perfecta al lavado de manos en aquellos entornos en los que la higiene de manos es una acción puntual.

Las oficinas son espacios en los que la suciedad es prácticamente imperceptible. Esto quiere decir que sentimos una menor necesidad de lavar nuestras manos o, al menos, de hacerlo con tanta frecuencia.  

Pero la verdad es que, según estudios recientes, elementos como, por ejemplo, el teclado del ordenador, acumulan hasta 30 veces más gérmenes que el inodoro. 

En muchos casos, el tipo de puesto de trabajo o la faena a desarrollar impide a los trabajadores levantarse para lavar sus manos con una mayor frecuencia. 

Es aquí donde el gel desnfectante Purell supone una buena alternativa. Sus diferentes formatos (botella para los escritorios, estaciones o dispensadores para las zonas comunes…) ayudan a fomentar su uso en todos los espacios. 

Ventajas del gel desinfectante Purell

  • Es capaz de eliminar hasta el 99,9% de los gérmenes. Esto es ideal para entornos como, por ejemplo, las oficinas. Y es que allí nuestras manos no se ensucian con mucha facilidad, pero sí adquieren una alta carga bacteriana en el contacto con las diferentes superficies. 
  • Evita contagios. Si eliminamos los gérmenes, evitamos que se traspasen a otras superficies, frenando así su proliferación.  
  • Colabora en la disminución del absentismo laboral. Los gérmenes que habitan la suciedad no suelen ser precisamente saludables. En una oficina no es nada raro rascarse un ojo después de haber tocado el teclado o el ratón del ordenador. Y esto, tarde o temprano, puede derivar en enfermedades víricas. Utilizando Purell minimizamos este tipo de riesgos. 

Nuestro consejo 

En Papelmatic te aconsejamos que saques el máximo partido a todos los formatos que ofrece el gel desinfectante Purell. 

  • Coloca una botella de gel desinfectante Purell en cada mesa. A ser posible, asigna una a cada trabajador. 
  • Opta por estaciones de pie en las zonas comunes o puntos estratégicos. 
  • Instala dispensadores en el baño para completar la higiene de manos, aplicando el gel desinfectante Purell después del lavado. 

 

Share This