Aplicar unas medidas adecuadas de higiene en el quirófano ayuda a evitar infecciones nosocomiales o contagios cruzados.

 

Los quirófanos son unos de los principales focos de infecciones en los hospitales. En posts anteriores, remarcábamos la creciente preocupación de los profesionales ante el aumento de las infecciones nosocomiales. 

Precisamente, los quirófanos son considerados zonas de riesgo a la hora de que se produzcan este tipo de infecciones. 

 

¿Cómo evitar las infecciones nosocomiales en los quirófanos? 

 

Cualquier quirófano debe responder a unos parámetros óptimos relacionados con la calidad ambiental, la higiene del propio espacio y la higiene del personal que trabaja en él. 

 

Medidas de higiene y desinfección en los quirófanos 

 

  • Todo el material empleado para la limpieza y desinfección debe estar completamente esterilizado y, a poder ser debe ser de un solo uso. 
  • Los residuos generados en el interior de los quirófanos deben ser tratados aparte para evitar así problemas de contaminación cruzada. 
  • Las superficies deben ser lisas y fácilmente lavables. 

 

Medidas para la higiene personal en los quirófanos 

 

  • El personal debe proteger lo máximo posible su cuerpo con gorros, guantes, batas, mascarillas… Todos ellos de un solo uso. 
  • Llevar a cabo un lavado de manos quirúrgico para evitar la transmisión de gérmenes. 
  • Desechar correctamente todos los equipos de protección individual empleados. 

 

Éstas son solo algunas pautas que deben llevarse a cabo. Para garantizar la seguridad en el quirófano a través de la higiene, deben consultarse los protocolos específicos. 

Share This