Las macro bobinas de celulosa son un recurso muy común para el secado de las manos y algunas superficies en los entornos industriales. 

Este producto destaca porque permite espaciar los tiempos de reposición y, como hemos comentado en posts anteriores, el secado con celulosa es más higiénico que otros métodos.  

Aun así, la dispensación juega un aspecto clave en este sentido. Y es que, de poco sirve aplicar a un entorno profesional un producto supuestamente higiénico si no lo protegemos correctamente y lo exponemos a la amenaza de los diferentes patógenos presentes en el ambiente. 

El uso de dispensadores o portarrollos industriales mejora considerablemente las condiciones higiénicas en las que se dispensa el papel.  

Para empezar, evita que se toque toda la bobina con las manos y ésta quede manchada o, lo que es peor, contaminada.  

Además, facilita el corte en aquellas bobinas que no disponen de precorte y lo hacen más cómodo en aquellas que sí que vienen precortadas. 

Por último, actúan como elemento organizador en el espacio ya que, evitan que las bobinas queden desperdigadas en cualquier parte. 

En Papelmatic disponemos de dispensadores industriales fabricados con materiales resistentes que están especialmente pensados para ser empleados en cualquier industria o entorno que presente grandes consumos de celulosa.

Share This