El uso de dispensadores para Equipos de Protección Individual tiene un efecto positivo en la higiene y ayuda a evitar problemas de contaminación cruzada.

 

Solemos recurrir a los guantes, gorros, batas, peúcos y otros Equipos de Protección Individual (EPIs) para hacer los procesos de trabajo más higiénicos.  

Pero, en ocasiones, un manejo incorrecto de estos EPIs hacen que pierdan del todo su eficacia. Es importante saber desechar correctamente un guante o una mascarilla, pero también lo es colocarlo de una manera higiénica. 

Para ello, se recomienda equipar el espacio con dispensadores de Equipos de Protección Individual.  

Pueden colocarse a la entrada de un quirófano en un hospital o de una sala de producción en una industria alimentaria, entre otros sitios. 

 

¿Por qué los dispensadores de EPIs tienen un efecto positivo para la higiene? 

 

Desde Papelmatic siempre insistimos que el uso de guantes no sustituye en ningún caso la higiene de manos. Aun así, no podemos asegurar que los usuarios vayan a coger y colocarse un guante o una mascarilla con las manos libres de gérmenes. 

En estos casos, los dispensadores evitan que todos los Equipos de Protección Individual que hay en una caja se vean contaminados ya que, tocamos únicamente la primera unidad y el resto queda protegido por el dispensador. 

Además, a diferencia de las cajas que contienen los EPIs, los dispensadores permiten ser colocados en la pared, siendo así más accesibles para cualquier usuario.

Share This