Los desinfectantes fungicidas son los mejores aliados para eliminar y evitar la proliferación de hongos en las piscinas y zonas de agua.

 

Cuando desinfectamos cualquier espacio es importante estudiar previamente qué tipo de germen suele generarse en el mismo. Por ejemplo, en entornos alimentarios las bacterias serán el mal más común mientras que, en los vestuarios o las zonas de piscina, los hongos son los más temidos. 

Siguiendo esta norma, los desinfectantes a aplicar en las piscinas o zonas de agua deberán de ser del tipo fungicidas con el objetivo de acabar con los hongos.

Todos los desinfectantes son eficaces contra los gérmenes, aun así, existen algunos que crean resistencias ante estos productos químicos, bien porque su composición no es la adecuada o bien porque acaban acostumbrándose a ellos. 

 

Pautas para la aplicación de desinfectantes fungicidas en las piscinas y zonas de agua

 

  • Contar con fungicidas protectores para la prevención de hongos y con fungicidas erradicadores para eliminarlos. 
  • Disponer de dos tipos de fungicidas diferentes para la misma finalidad e ir alternándolos durante la semana para evitar resistencias. 
  • Optar por productos fungicidas y bactericidas 2 en 1 para evitar también la aparición de bacterias. 

 

En cualquier caso, es importante tomar conciencia de que un desinfectante en ningún caso limpia. Por ello, debemos eliminar cualquier residuo antes de aplicar los desinfectantes fungicidas o bactericidas.

Si quieres saber más sobre las posibilidades y aplicaciones de los desinfectantes fungicidas, ponte en contacto con nosotros y uno de nuestros expertos te asesorará.

Share This