Los cubrezapatos desechables actúan como barrera para frenar la proliferación de los gérmenes adheridos a los zapatos a los espacios de trabajo.

 

En otro artículo destacábamos el papel de los pies y las manos como transmisores de gérmenes en zonas húmedas como, por ejemplo, los vestuarios. 

Partiendo de la base que el espacio se limpia varias veces al día, en principio, no debería haber ningún problema.

Sin embargo, la cosa se complica cuando, a través de los zapatos de calle, los usuarios o el propio personal de limpieza introducen microorganismos contaminantes que descubren unas condiciones ambientales óptimas para reproducirse y expandirse. 

Uno de los remedios más efectivos a esta problemática es la instalación de dispensadores de cubrezapatos desechables en la entrada de los vestuarios o zonas donde se dé la misma problemática.

 

¿Qué ventajas tiene el uso de cubrezapatos en entornos de trabajo?

 

  • Evitan el traspaso de los gérmenes procedentes del exterior al propio espacio. 
  • Los cubrezapatos son productos desechables, de manera que minimizamos los riesgos de contaminación cruzada. 
  • Son fáciles de colocar y no requieren descalzarse. 
  • Mantienen el suelo limpio al actuar como barrera entre la suciedad presente en las suelas de los zapatos y el agua de las superficies del vestuario.

Si quieres probar los cubrezapatos desechables en tu negocio, solo tienes que contactar con nosotros. Uno de nuestros expertos te asesorará. 

Share This