Los controles efectuados en sanidad en el año 2015 determinaron que el 17% de la ropa hospitalaria volvía sucia de la lavandería. Este es un aspecto bastante grave, no solo para la imagen del centro sanitario, sino también a la hora de evitar infecciones nosocomiales. 

Precisamente, expertos del Departamento de Microbiología de la Universidad de Minnesota (EEUU) determinaron que, a la hora de manipular la ropa sucia se libera en el ambiente una gran cantidad de gérmenes que más tarde se adhieren a la ropa limpia. 

Al tratar la ropa hospitalaria, entran en juego diferentes fases: la manipulación, la recogida, el almacenamiento y el transporte. 

 

Fases para el tratamiento de la ropa hospitalaria

 

  • Manipulación. Es muy importante que el personal que manipule la ropa hospitalaria haga uso de equipos de protección personal (guantes, batas, etc.) para evitar problemas de contaminación cruzada. 
  • Recogida. En este punto, debemos estudiar los tiempos de recogida. Por ejemplo, los pijamas de los pacientes se cambiarán a diario, mientras que otras prendas se cambiarán semanalmente o cada vez que se produzca un alta. 
  • Almacenamiento. En cualquier caso, la ropa limpia debe separarse de la ropa sucia. Esto es importante para evitar que las bacterias se queden en el ambiente, tal y como comentábamos al principio. 
  • Transporte. La ropa hospitalaria se transportará siempre en bolsas o carros de transporte y se evitará al máximo el contacto con superficies como, por ejemplo, el suelo. 

Por lo que respecta al lavado y la desinfección de la ropa, utilizaremos agua caliente y prescindiremos, dentro de lo posible, de la lejía para desinfectar, utilizando en su lugar agua oxigenada. Por otra parte, el secado y planchado juegan un papel importante en la reducción de la carga bacteriana. 

 

Nuestro consejo 

 

En Papelmatic disponemos de diferentes detergentes, productos para eliminar las manchas, suavizantes… Recomendamos especialmente éstos últimos para evitar que las prendas se deshilachen y resulten más agradables para los usuarios. 

Además, en ciertas situaciones o espacios, es mejor hacer uso de prendas desechables para garantizar una mayor higiene.

Si quieres, puedes descargar nuestra infografía para el tratamiento de la ropa hospitalaria haciendo clic aquí.

Share This