Los baños públicos tienden a desarrollar un mayor número de bacterias que provocan un aumento del riesgo de adquirir enfermedades. Muestra de ello es que muchos usuarios evitan sentarse en cualquier baño público. 

Entre las quejas más comunes cuando se visita un baño público destacan los malos olores, los embozos y una apariencia sucia en general. Y todo esto sumado a la presencia y proliferación de bacterias que provocan molestias estomacales o inflamaciones. 

Elementos que ayudan a evitar las infecciones en los baños públicos 

  1. Los contenedores higiénicos están especialmente diseñados para garantizar la higiene en los baños públicos ya que, contienen pedal, tapa y un cierre de seguridad que protege los residuos y evita la fuga de gérmenes.
  2. El secado de manos con papel desechable es más higiénico que el que se realiza mediante secadores de aire. En este artículo te explicamos por qué.
  3. La instalación de estaciones de gel hidroalcohólico disminuye el riesgo de contraer infecciones. En posts anteriores explicamos las ventajas del gel desinfectante Purell.

En cualquier caso, tal y como indica la OMS, un lavado de manos con agua y con jabón ayuda a evitar contagios. 

Share This