Los hongos son de los gérmenes más comunes en los centros deportivos y amenazan constantemente con truncar la experiencia de los usuarios.

 

Las altas dosis de humedad, las elevadas temperaturas y el sudor corporal convierten a los vestuarios de los centros deportivos en el microhábitat perfecto para gérmenes como, por ejemplo, los hongos. 

Éstos se convierten a menudo en un auténtico problema para los usuarios, que sufren afecciones sobre todo de carácter cutáneo. 

En el caso concreto de los hongos en los vestuarios, la parte del cuerpo más afectada suelen ser los pies, que son los que mantienen un mayor contacto con las superficies al caminar descalzos o con una protección inadecuada. 

A continuación, te damos una serie de pautas que te ayudarán a evitar el contagio por hongos en el gimnasio.

 

Pautas para evitar el contagio por hongos en los centros deportivos

 

  • Utilizar zapatillas o calcetines preparados para entornos que albergan grandes cantidades de humedad. Sobre todo, es importante evitar caminar descalzo. 
  • Evitar apoyar el pie en las zonas comunes, tales como una banqueta. Cualquier superficie es buena para los hongos.  
  • Lavarse los pies y las manos con agua y con jabón después de practicar ejercicio. Estos son los dos puntos de nuestro cuerpo que mantienen un mayor contacto con el entorno y mediante la higiene, eliminamos cualquier rastro de hongos. 
  • Secar bien las manos y los pies. Los hongos viven en entornos húmedos. Si secamos correctamente nuestro cuerpo, evitamos su proliferación.

Además de estas soluciones, los geles desinfectantes también son una buena opción para evitar el contagio y frenar la proliferación de gérmenes. En este artículo puedes descubrir sus ventajas. 

Share This