El lavado de manos quirúrgico requiere una serie de pasos bien definidos para evitar que se produzca cualquier tipo de contaminación cruzada en hospitales.

 

El lavado de manos quirúrgico tiene como objetivo eliminar el mayor número posible de patógenos presentes en manos y brazos antes de entrar en quirófano para evitar la contaminación cruzada. 

El lavado de manos quirúrgico, a diferencia del lavado de manos convencional, se realiza con composiciones jabonosas que contienen povidona yodada o clorhexidina y se aplica sobre manos de forma exhaustiva y antebrazos. 

 

Procedimiento del lavado de manos quirúrgico 

 

  1. Las manos deben estar completamente limpias (libres de esmaltes y de la presencia de joyas). 
  2. Humedecer las manos y los antebrazos con agua tibia. 
  3. Limpias las uñas con la ayuda de un cepillo estéril indicado para ese fin. 
  4. Aplicar el antiséptico en manos y antebrazos y frotar en movimientos circulares abarcando los espacios que quedan entre los dedos. El lavado siempre será desde las manos hasta los antebrazos; nunca al revés. El proceso debe durar 4 minutos. 
  5. Aclarar los brazos por separado. 
  6. Secar manos y brazos con una toalla estéril.  
  7. Tras el lavado de manos quirúrgico, los brazos deben permanecer por encima de la cintura, evitando tocar nada hasta que se coloquen los guantes. 

 

En el caso de que se empleen acondicionadores para la piel, como es el caso de Hand Medic, éstos están únicamente permitidos después de la salida de quirófano, nunca antes de la entrada. 

Share This