Objetos de una oficina, como por ejemplo, una taza de café, el teclado y el ratón del ordenador o el botón del ascensor contienen más gérmenes que el inodoro.

 

El pasado 2016 la Universidad de Tucson (Arizona, EEUU) llevó a cabo un estudio que revelaba que convivimos a diario en nuestros puestos de trabajo con objetos que, pese a ser aparentemente inofensivos, están más sucios que la taza del inodoro.

 

8 fuentes de gérmenes en tu oficina

 

  • Taza de café. Una taza de café sin lavar es el microhábitat preferido por las bacterias. Lo peor de todo es que si tratamos de lavar esta taza con el estropajo compartido de la oficina, los gérmenes se multiplicarán.  
  • Teléfono. Es el segundo objeto más sucio después de la taza. Lo tocamos con las manos sucias y las bacterias que se desprenden se instalan en su superficie, en nuestra cara… Es importante limpiarlos a menudo, pero también mantener nuestras manos limpias cada vez que los usemos. 
  • Bolso o maletín. Es la conexión entre elementos de casa y de la oficina. Bolígrafos o papeles que pueden estar cargados de bacterias conviven en entornos diferentes. 
  • Escritorio. Trabajamos, comemos y visitamos a nuestros colegas en los escritorios y lo peor de todo es que no los tenemos en cuenta a la hora de desinfectarlos. 
  • Teclado y ratón. Posiblemente dos de los elementos más manoseados de la oficina. Si además comemos en el escritorio, las bacterias se multiplican sobre su superficie. 
  • Botón del ascensor. Intentamos evitarlo igual que hacemos con el botón del metro, porque sabemos que están cargados de gérmenes. 
  • Bolígrafo. De la misma manera que ocurre con los ratones y teclados, los bolis son otro de los principales contactos con nuestras manos, también para los gérmenes. 
  • Botón del fax. Es el elemento menos sucio de esta la lista, posiblemente porque cada día se envían menos fax. 

 

Puedes consultar la infografía que muestra estos 8 objetos y los gérmenes que contienen haciendo clic aquí 

Share This